La comarca de Molina de Aragón (Guadalajara) se encuentra en un enclave geográfico singular y posee una gran diversidad geológica y ecológica. La zona posee un clima templado que, junto con su marcada orografía e importante red fluvial, da como resultado la existencia de numerosos microclimas que posibilitan la aparición de una gran biodiversidad. Estos factores convierten a esta zona en un refugio de especies de fauna y flora de gran importancia, ya que muchas de ellas se encuentran amenazadas.

En los últimos años esta región ha sido duramente castigada por los incendios forestales, como el que ocurrió en la Riba de Saelices en 2005 y en Checa en 2012, que produjeron una severa disminución de la masa forestal y la pérdida irremediable de diversas arboledas singulares.

Por otro lado, la zona ha sufrido un despoblamiento en los últimos 50 años que ha supuesto una pérdida del 70% de la población (I.N.E.) y en la que más de la mitad de la población supera los 65 años, convirtiéndose esta comarca en una de las más despobladas de España y de Europa, por lo que consideramos a esta región como uno de los mayores desiertos humanos de Europa, ya que el panorama actual está formado por pequeños núcleos de población muy dependientes de otras administraciones para su supervivencia y con una casi nula actividad industrial/artesanal.

Como consecuencia de todos estos factores, el paisaje antrópico tradicional está en un profundo declive. Esta situación aboca a una pérdida de biodiversidad agrícola y ganadera que también está claramente vinculada con una pérdida cultural, de tradiciones y, en general, de los servicios ambientales que este paisaje ofrecía hasta hace apenas unas décadas.

No obstante, el potencial turístico de esta zona es muy grande, debido a la existencia del Parque Natural del Alto Tajo dentro de ella y a la reciente declaración de toda la comarca como Geoparque y su inclusión en la Red de Geoparques Europeos de la UNESCO, y que hoy en día aún tiene un largo camino por desarrollar.

Todo lo descrito anteriormente hace que la Unión Europea considere a esta comarca como objetivo prioritario 1 dentro de las zonas rurales que el Programa Regional califica como Zonas deprimidas y escasamente pobladas, al reunir las principales características de las mismas.

Uno de los elementos desconocidos y que está sufriendo una continua pérdida son los árboles y arboledas singulares, muchos de los cuales poseen cientos de años y tienen arraigada una profunda vinculación con el ser humano. Por eso es muy importante conocer la historia y la importancia natural de estos ejemplares, para intentar ayudar a solventar los problemas socioeconómicos descritos anteriormente mediante este nuevo atractivo turístico y facilitar el asentamiento de nuevos pobladores gracias al conocimiento de este patrimonio.

Árboles Singulares. Protege tus raíces

Los objetivos de este programa son varios, entre los que destacan:

– Poner en valor a los árboles y arboledas singulares de la Comarca de Molina de Aragón y Alto Tajo, con el fin de promover y generar su conservación y protección.

– Desarrollar un nuevo atractivo turístico medioambiental que gire en torno a la figura de estos árboles y arboledas singulares de la comarca, siempre y cuando no se perjudique con ello su integridad y salud.

– Concienciar a la población de la importancia que tienen estos elementos del paisaje para el funcionamiento del ecosistema.

 Los objetivos específicos que pretendemos desarrollar en este programa son los siguientes:

Proteger al menos el 50 % de los árboles y arboledas singulares que ya tenemos catalogados (77 en total) a través de la firma de acuerdos de custodia del territorio y la aprobación de ordenanzas municipales para proteger el arbolado de interés local: a realizar en un año.Link al enlace de la ordenanza.

– Elaborar un manual de buenas prácticas para al menos el 80 % de los árboles o arboledas singulares que consigamos proteger con las ordenanzas municipales: a realizar en dos años.

Ampliar la catalogación de árboles y arboledas singulares a al menos el 50 % de los pueblos de la comarca, 60 pueblos: a realizar en 2 años.

– Conseguir los permisos para proteger 5 chozones/parideras sabineros/as y preparar las labores de restauración en 2 de ellos: a realizar en un año.

– Divulgar las actuaciones, descubrimientos y el programa en general: a realizar en 2 años.

La Asociación Micorriza ya ha agotado los fondos destinados a éste proyecto, motivo por el cual pide la colaboración ciudadana a través de pequeñas donaciones con las que financiar cada uno de los objetivos. Aquí puedes visitar su campaña de crowdfunding además de conocer de primera mano la labor que desempeña esta asociación. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de