La organización ecologista independiente Green Cros Suiza tiene identificados los diez lugares más contaminados del planeta. Entre ellos se encuentra el río Citarum en Indonesia, un río completamente lleno de basura debido a la falta de recogida de residuos en las poblaciones cercanas.

Las aguas están llenas de desechos orgánicos debido también a la falta de alcantarillado y lleno de químicos peligrosos debido a que todas las fábricas abocan sus residuos sin control al río.

Se estima que hay más de 2.000 instalaciones industriales, entre ellas 200 fábricas textiles, concentradas en el valle del río Citarum, en la región de Bandung.

Durante décadas, el gobierno indonesio ha permitido que las fábricas viertan las aguas residuales no tratadas en los canales que conducen al río, siempre y cuando no contengan ciertos productos químicos considerados demasiado peligrosos.

En mayo, el Tribunal Supremo de Indonesia, después de una demanda presentada por Greenpeace Indonesia y otras organizaciones comunitarias, decidió suspender, cancelar y revocar los decretos gubernamentales que permitían el vertido legal de las tres fábricas más grandes de Indonesia: PT Kahatex, PT Insan Sandan Internusa y PT Five Star Textil.

Las fábricas han apelado la decisión argumentando que sin esos permisos de vertido de aguas residuales se verán obligados a cerrar y poner a decenas de miles de personas sin trabajo. El caso está pendiente ante el Tribunal Supremo de Indonesia.

Contaminación

El gobierno indonesio, mientras tanto, echa la culpa de la gran mayoría de la contaminación sobre los residentes de la región, que desechan su basura doméstica y vacían las aguas residuales sin tratar en el río.

Muchos de los pueblos más pequeños que bordean el río Citarum no tienen recolección pública de basura o vertederos, dejando a la gente elegir entre quemar sus desperdicios o arrojarlos al río.

Cuando Greenpeace tomó muestras de agua cerca de importantes fábricas textiles en 2012, el grupo ambiental encontró contaminantes ambientales y productos químicos tóxicos muy peligrosos para la vida acuática y potencialmente dañinos para los seres humanos.

Un informe del Banco Asiático de Desarrollo en 2013 concluyó que el río estaba horriblemente contaminado después de encontrar bacterias coliformes fecales, posiblemente de aguas residuales humanas y estiércol agrícola, 5.000 veces superior al nivel permisible en algunos lugares.

De acuerdo con dos nuevos informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de una cuarta parte de las defunciones de niños menores de cinco años son consecuencia de la contaminación ambiental.

En el primer informe, titulado La herencia de un mundo sostenible: Atlas sobre Salud Infantil y Medio Ambiente, se indica que una gran parte de las enfermedades que se encuentran entre las principales causas de muerte de los niños de un mes a 5 años -como las enfermedades diarreicas, el paludismo y las neumonías- e y el uso de combustibles menos contaminantes para cocinar.

Fuente: La Vanguardia,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de