Entre las principales novedades que aporta destaca la revisión general de los porcentajes de reparto entre censos y modalidades de pesca, que ha resultado en una mejor adaptación a la realidad de la pesquería, con una mejora en los porcentajes para la flota de artes menores.
 
Los stocks repartidos son: Bacaladilla, Caballa, Merluza, Gallo y Rape con gestión conjunta para las zonas VIIIc y IXa (Cantábrico y Noroeste), lo que implica el reparto con otros caladeros como el Golfo de Cádiz y las aguas continentales de Portugal. También jurel y cigala con gestión diferenciada para las zonas VIIIc y IXa.
 
El Plan supone también un avance en el sistema de reparto de las posibilidades de pesca individuales de la flota de arrastre, introduciendo la figura de transferencia definitiva de cuota entre buques. La norma vigente hasta ahora sólo contemplaba las transferencias temporales, es decir, con vigencia durante una campaña de pesca.
 
Con estas transferencias definitivas se dota a esta modalidad de una herramienta que permitirá una mejor planificación de la actividad empresarial y sentará las bases de un mejor modelo de gestión de la pesquería.
 
También contiene la creación de un sistema de reparto individual por buque de la cuota de merluza para la flota de palangre de fondo y volanta, en base a un reparto lineal para el palangre y con un reparto de 50% lineal, 25% de capturas históricas y 25% en base a los tripulantes para la volanta.
 
En contra de lo que sucede con la flota de arrastre, las transferencias de cuota de merluza entre los buques de estas modalidades serán sólo temporales, es decir con validez exclusiva para la campaña de pesca que se desarrolla en el año natural. De este modo a principio de cada año todos los buques partirán con el mismo porcentaje de cuota. Este reparto individual se aplicará por primera vez el 1 de enero de 2014.
 
El resto de modalidades continúan con un reparto y gestión de cuota global como hasta ahora.
 
Antes de la tramitación de esta norma existían numerosas Órdenes Ministeriales a través de las cuales se repartía la cuota de los distintos stocks entre los distintos segmentos de flota, a la vez que otras normas establecían medidas técnicas y de gestión. Con la publicación de la nueva Orden se pone fin a esta dispersión legislativa.
 
La Orden publicada es fruto de largos meses de trabajo conjunto entre la Secretaría General de Pesca, las Comunidades Autónomas del litoral cantábrico y los sectores afectados, con el ánimo de alcanzar un acuerdo para establecer un plan de gestión para una explotación sostenible de los recursos pesqueros del caladero nacional Cantábrico y Noroeste. Este Plan tiene igualmente como objetivo mantener y mejorar la rentabilidad económica de la actividad pesquera, sector de gran importancia para el sostenimiento e impulso socioeconómico de numerosas poblaciones del litoral español.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de