Por F.Toribio

redaccion@ambientum.com

Un estudio científico basado en la presencia de metales pesados en la ría de Huelva, desvela la existencia de altos niveles de zinc, cobre y plomo en las aguas de la ría, además de estar presente en los sedimentos del lecho del río y estar biodisponible en las especies de peces estudiados.

Los  investigadores  se  han  centrado  en  el  análisis  de  la  “biodisponibilidad” de  los metales pesados en aguas  costeras  y  su  impacto en especies de interés comercial.

La zona de estudio recoge las aguas contaminadas por la industria de la zona y las explotaciones mineras de río Tinto y Odiel, que desembocan en la ría de Huelva. Recordemos que la pesca en la zona esta prohibida y destaca a nivel mundial por sus altos niveles de contaminación con metales pesados.

Cobre, zinc, cadmio, plomo y arsénico

Las especies estudiadas son la dorada (Sparus aurata) y el lenguado (Solea senegalensis), donde se han podido encontrar en analíticas realizadas por la Universidad de Cádiz elevadas concentraciones en sus tejidos, de tóxicos como cobre, zinc, cadmio, plomo y arsénico, según declara Mª Dolores  Galindo,  profesora  de  Química  Analítica  de  la Universidad  de  Cádiz  y responsable de un estudio publicado recientemente en la revista Journal of Hazardous Materials.

Dorada y lenguado

En el caso de la dorada asociada al torrente de agua, los niveles presentes de zinc y cadmio eran reseñables en las branquias, pero sobre todo en el hígado. Uno de los principales órganos diana de cualquier tóxico que se introduce en el organismo.También aparecieron trazas de cobre.

En cuanto al lenguado una especie asociada a los fondos, los niveles de metales en el organismo eran menor que en el caso de la dorada, aunque presentaba niveles de plomo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de