El Ministerio de Medio Ambiente ha iniciado la información pública de la desalinizadora de Guardamar del Segura (Alicante), que abastecerá a las comarcas alicantinas de la Vega Baja del Segura y l Alacantí, según informaron ayer en un comunicado fuentes de este departamento.

El Boletín Oficial del Estado del pasado 12 de abril publicó las resoluciones del Ministerio de Medio Ambiente por las que se anuncia la salida a información pública del proyecto informativo de la desalinizadora para la Vega Baja y l Alacantí, en Alicante.

La planta tiene una capacidad de producción de 40 hectómetros cúbicos al año, ampliables a 60. La dotación inicial se hará llegar a la Comunidad General de Regantes de Riegos de Levante Margen Izquierda, con la que Acuamed ya ha suscrito el correspondiente acuerdo de intenciones, “haciendo frente así al déficit existente en la Vega Baja y l Alacantí”.

La desalinizadora se ubica en el término municipal de Guardamar del Segura, en una zona urbanizable de uso industrial, próxima a la desembocadura del río Segura. No obstante, las obras afectan también a los términos municipales de Alicante, Carral, Crevillente, Dolores, Elx, San Fulgencio y Santa Pola, todos ellos en la provincia de Alicante.

Las instalaciones de toma y vertido de la planta se han ubicado en el entorno de la desembocadura del Segura. Tras realizar un estudio de alternativas se propone efectuar el vertido en la gola del río y la toma hacia la cota de terreno submarina-17.

En cuanto a las obras de distribución del agua producto, constan de una primera impulsión de unos 9 kilómetros hasta el depósito del Molar, desde donde se conducen en unos 17 kilómetros por gravedad hasta el depósito situado en la Cuarta Estación de elevación.

Desde allí, son nuevamente impulsadas en unos 3 kilómetros hasta su destino final en el embalse de Crevillent. Riegos de Levante Margen Izquierda dispone de infraestructuras en este embalse capaces de distribuir los recursos almacenados a lo largo de toda su zona regable.

Estos recursos permitirán a los regantes “superar el déficit de agua que está provocando el bajo nivel de los excedentes generados por el río Segura, circunstancia que impide que la comunidad pueda disponer del agua procedente de su concesión de sobrantes del río, así como complementar los procedentes del trasvase Tajo-Segura”, según señalaron las mismas fuentes.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de