El problema, según WWF, es que esta zona era  candidata a convertirse en corredor ecológico dentro del Plan Especial de la Fresa de la Junta de Andalucía. La balsa, estiman los técnicos, podría tener un volumen de unos 200.000 metros cúbicos.

Balsa ilegal

WWF afirma que, según el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona), la balsa lleva cerca de un mes construyéndose y “carece de autorización”, aseguran.

Es de esperar, concluye la ONG, que esta obra “carezca de los estudios de riesgo de rotura que exige la normativa vigente para balsas de ese tamaño”.

Bombeo de pozos ilegales

El área afectada, afirma WWF, está definida en el Plan de Ordenación del Territorio del Ámbito de Doñana (POTAD) como zona agrícola de secano por lo que parece probable, añade, “que la balsa pretenda llenarse bombeando agua de pozos ilegales”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de