La referencia está en las denuncias efectuadas en el año 2010, con motivo de la autorización de la Consejería de Medio Rural en el año 2009 al Ayuntamiento de Valdoviño (competente en la gestión de contingencias relacionadas con inundaciones o situaciones semejantes). Tras aquel permiso, el Ayuntamiento procedió a acometer las obras de apertura de la Laguna. La concesión de esta autorización fue denunciada por la Asociación para la Defensa Ecológica de Galicia (ADEGA) y por la Sociedad Gallega de Historia Natural (SGHN) ante la Comisión Europea, ante la Secretaría Ramsar (responsable de los humedales protegidos internacionalmente por el Convenio homónimo), así como ante el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

El hecho de que en la actualidad estas causas estén abiertas en las instancias comunitarias y pendientes de resolución imposibilitan cualquier intervención humana en esta zona inundable de Valdoviño. Esto es contrario a lo que hasta ese momento – y desde había varias décadas - era una práctica tradicional de gestión de este espacio protegido, con el objeto de regular el nivel de inundación de A Lagoa y evitar daños en los terrenos circundantes que se encuentran urbanizados o cultivados.

Hace falta tener en cuenta que los colectivos ecologistas inciden en sus denuncias en que el método utilizado en la gestión de A Lagoa es fruto “de la presión urbanística para evitar daños por los desbordamientos outonais” y, segundo indican, “es responsable de estar provocando un impacto severo sobre los valores ambientales y faunísticos que motivaron la declaración de este espacio como Protegido”.

Acuerdo parlamentario

Asimismo hay que recordar que, tras los trabajos realizados entre noviembre y diciembre de 2009 en la zona para regular el nivel de inundación de la laguna y evitar daños en las áreas circundantes – urbanizadas o con terrenos cultivados -, el Parlamento de Galicia aprobó, por unanimidad de los grupos políticos, buscar nuevos mecanismos de actuación, para cuando había sido necesaria la apertura de la laguna y también no autorizar, con carácter cautelar, nuevas aperturas del canal.

Desde ese momento, la Consejería de Medio Rural, a través de la Dirección General de Conservación de la Naturaleza, está trabajando en la busca de nuevos engranajes de actuación en esta laguna, en base a estudios que están cerca de culminarse, y que persiguen la conservación y restauración del espacio natural del humedal y de la playa.

Estudios

Actualmente están rematados los estudios zoológicos sobre los hábitats y próximos a culminarse los estudios de modelización, que permitirán tener datos fiables del funcionamiento actual de la laguna desde el punto de vista hidrológico, hidrodinámico y sedimentario, así como el referido a la fauna y hábitats de interés comunitarios. Estos tres estudios científicos son la base del plan de gestión, que también está en elaboración, y que regirá el funcionamiento de este espacio protegido. Dicho plan requiere la determinación de posibles riesgos para la conservación de la biodiversidad de este lugar espacio Natura 2000, humedal protegido y zona ZEPA. Todas las conclusiones (unas finales y otras en desarrollo) desaconsejan actuar en la apertura del canal de desagüe natural.

La Xunta de Galicia comprende la situación de los vecinos y está trabajando en la solución de este problema, en colaboración con el Ayuntamiento de Valdoviño, y en coordinación con las diferentes administraciones con implicación en las infraestructuras de la zona, así como con los propios vecinos. En esta coyuntura, hace falta señalar que la Consejería de Medio Rural tiene atribuciones en la gestión del espacio protegido, pero no en materia de saneamiento ni de gestión de contingencias relacionadas con inundaciones o situaciones semejantes, que corresponden en este caso a la alternativas que están en las propias infraestructuras y que dependen de la administración local y estatal.

Soluciones

En concreto, la Consejería de Medio Rural y el Ayuntamiento de Valdoviño, con competencias en esta materia en el ámbito municipal, están trabajando en una primera solución inmediata, a través de tres acciones concretas. Primero, con la acometida de las obras de los viarios alternativos. En segundo lugar, se está construyendo de forma simultánea una tanguía (barrera de sacos de arena) que actuará como dique de contención del agua, para posteriormente (y en tercer lugar) efectuar el bombeo que reduzca el nivel de inundación de las fincas afectadas.

Está previsto el final de un viario paralelo al paseo que puede dar salida al grueso de las viviendas por la parte posterior. Se trata de una vía que se materializa ahora y que ya estaba prevista en el planeamiento del Ayuntamiento de Valdoviño hace 20 años. Asimismo, está previsto que el resto de pistas de acceso al conjunto de las vivienda queden rematadas en los próximos días. Pero al mismo tiempo de procurar estas soluciones inmediatas, se está trabajando en otras medidas que permitan dar soluciones estables frente a los efectos de las inundaciones de los terrenos del contorno de la laguna. En este siento, hay ya sobre la mesa un proyecto de la Demarcación de Costas del Estado para corregir y adecuar el paseo marítimo, una construcción determinante para evitar de forma definitiva esta problemática.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de