La Unesco anuncia que vigilará el uso ilegal del agua en Doñana durante los dos próximos años e insta a España a que implante durante ese período un conjunto de medidas para mejorar la situación de este enclave que se considera Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Esta decisión se adopta durante la 43º sesión del Comité del Patrimonio Mundial de la Humanidad celebrada en Baku (Azerbaiyán). El organismo considera que el uso del agua es el principal problema para mantener la integridad del espacio natural.

Por ello, y tras advertir de que el declive del acuífero de Doñana continúa siendo “preocupante”, reitera que si esta situación no se revierte, podría suponer un “daño potencial” para los valores naturales que hacen a este espacio único, informa Europa Press.

La institución manifesta que pese a las continuas inspecciones y a la reducción del regadío que se han implantado durante los últimos años, el estado del acuífero se mantiene en “niveles de alerta o prealerta” y en algunos adyacentes, en situación de alarma. Por tanto, se acuerda que vigilará la gestión y la planificación del recurso al menos hasta la próxima sesión, que se celebrará en 2021.

En el encuentro también ha participado la ONG WWF, que lo ha hecho en calidad de observador sobre el estado de conservación de los Lugares Patrimonio Mundial de la Humanidad que podrían ser incluidos en la denominada Lista de Lugares en Peligro.

Doñana

La responsable del programa de Agua de WWF España, Teresa Gil, ha reclamado “urgentemente” una gestión “ambiciosa” del agua para garantizar la recuperación de su acuífero y aumentar su resiliencia frente al cambio climático. Este cometido, según ha detallado, debe contemplar el cierre de todos los pozos, balsas y fincas ilegales y la búsqueda de alternativas diferentes al trasvase de agua.

La dirigente también ha alertado al comité sobre el escenario de “inseguridad” e “inestabilidad” al que se enfrenta Doñana en los próximos años, por la posición del nuevo Gobierno de la Junta de Andalucía, que “respalda públicamente el incremento de la agricultura intensiva y la modificación del Plan de la Corona Norte de Doñana para legalizar de facto la superficie de regadío ilegal”.

Fuente: CRISTIAN LÓPEZ / EL PAÍS,

Artículo de referencia: https://elpais.com/sociedad/2019/07/03/actualidad/1562173516_185971.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de