La Consejera ha trasladado la "oposición frontal del Consejero a esta decisión unilateral del Gobierno" a los responsables de las cofradías de Valencia, Sagunto, Cullera y Gandia, durante el encuentro al que también han asistido científicos del Grupo de Investigaciones Pesqueras de la Universidad Católica de Valencia.

Precisamente, la titular de Agricultura ha avanzado que se está trabajando un primer documento elaborado por el Grupo de Investigaciones Pesqueras para determinar las consecuencias que se pueden derivar de las prospecciones sobre la actividad pesquera.

Las primeras conclusiones apuntan a que los rendimientos pesqueros pueden llegar a disminuir bruscamente en la zona de prospección en un radio de hasta 30 kilómetros.

En concreto, recoge que los niveles sonoros que producen los pulsos acústicos empleados durante la exploración de las distintas áreas tiene un efecto directo en la modificación del comportamiento de peces, cetáceos y tortugas, especialmente en cuanto al alejamiento de las zonas de origen del ruido.

Maritina Hernández ha señalado que las prospecciones representan una "amenaza para el sector pesquero de la provincia de Valencia pero también del conjunto de la Comunidad, y por tanto, una amenaza a la economía y al empleo en las comarcas de nuestro litoral, puesto que de este sector dependen más de 5.000 empleos".

La Consejera ha informado también de las medidas que está adoptando el Consejero en la comisión interdepartamental formada para analizar la situación, y ha expresado la colaboración de la Generalitat para evitar el impacto que las prospecciones pueden tener tanto a nivel económico por el perjuicio que supone a los sectores productivos, como a nivel medioambiental.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de