A pocos días de las elecciones  ha publicado sus cuentas electorales en su página web para hacer efectivo su compromiso de transparencia. En este momento se han recaudado 44.332,31€ en donaciones), 9.285,00€ en efectivo (venta camisetas, bonos, chapas) y 30.000 euros provienen de un préstamo de la propia Fundación Equo.

Además, en este momento, se están subastando en eBay los cuatros carteles hechos del reciclaje de carteles electorales antiguos hasta el domingo, el día de las elecciones, y la puja se inicia a partir de 90€.

Equo pretende obtener al final de la campaña 100.000 euros, una cantidad muy inferior a lo que van a gastar el resto de partidos, que además han obtado por pedir dinero a entidades bancarias. Para Equo es el momento de reflexionar sobre los elevados gastos electorales y mostrar claramente a la ciudadanía las cuentas de los partidos.

Alejandro Sánchez, coordinador territorial de EQUO a nivel federal, ha expresado el rechazo de esta formación a los trasvases. Sánchez, que ayer se reunió con miembros de la Plataforma en Defensa del Tajo en Toledo, ha reiterado el respaldo de EQUO a la Nueva Cultura del Agua, en especial en todo lo que se refiere a la gestión de la demanda para conseguir mayor ahorro y eficiencia, la unidad de gestión de las cuencas hidrográficas y la recuperación de costes en el precio del agua. EQUO exige el cumplimiento escrupuloso de la Directiva Marco del Agua en nuestro país, que tras el mandato socialista lleva un inaceptable retraso que nos ha colocado como farolillo rojo de Europa en políticas del agua, con reiteradas denuncias desde Bruselas.

El programa electoral de EQUO es tajante en materia de nuevas infraestructuras hidráulicas. Nos oponemos a la construcción de grandes embalses o trasvases porque consideramos que actualmente existen suficientes infraestructuras en España y los nuevos proyectos son contrarios a los planteamientos de la Directiva Marco. Ello debe hacerse extensivo también al rechazo al actual trasvase Tajo-Segura que, según se viene denunciando reiteradamente desde distintos ámbitos científicos y sociales – por ejemplo la Fundación Nueva Cultura del Agua o la Plataforma en defensa del Tajo-, provoca impactos inasumibles en la cuenca del Tajo, tanto medioambientales como sociales y económicos.

Desde una perspectiva de sostenibilidad del desarrollo, la gestión hidrológica debe realizarse desde el principio de la conservación del recurso y los ecosistemas. Por ello, exigimos que se cumplan de inmediato los caudales ecológicos que marca la Ley para el río Tajo a su paso por Aranjuez, Toledo y Talavera, y que se reduzcan progresivamente los caudales trasvasados hasta su eventual extinción a medio plazo, no superior a diez años, que en todo caso debe ser fijado por el futuro Plan de Cuenca. Plan cuyo borrador debemos recordar que fue escamoteado muy recientemente de la web del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino precisamente porque consideraba inviable el trasvase con las actuales reglas de explotación.

En este periodo de transición deben ponerse en marcha las alternativas necesarias en las cuencas receptoras del trasvase para solucionar el déficit hídrico existente por otros métodos acordes con lo dispuesto por la Directiva Marco del Agua: desaladoras, ahorro y eficiencia, modernización de regadíos, etc. Siempre bajo la óptica de acomodar la actividad a los recursos disponibles en la propia cuenca, regla básica de la sostenibilidad.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de