"Nadie en esa habitación estaba satisfecho. Así de flojo es", dijo la comisaria europea de acción por el clima, Connie Hedegaard, en un mensaje en la red social Twitter.

La cumbre de Río+20 iba a ser el escenario para negociar metas de desarrollo sostenible más como una expresión de deseo que de cumplimiento obligatorio en áreas claves como seguridad alimenticia, agua y energía, pero el borrador acordado por los diplomáticos no define estas metas ni da plazos claros para establecerlas.

Para la comisaria, el texto aprobado tiene mucho "tomar nota de" y "reafirmar", pero poco de "decidir" y de "compromiso". Por ello, las expectativas de la cumbre son bajas ya que la política en estos días está más centrada en la crisis económica de la zona euro, las elecciones presidenciales de Estados Unidos o los conflictos en Oriente Medio.

A la Conferencia asisten jefes de Estado, presidentes y ministros, entre los que figuran el ruso, Vladimir Putin, el nuevo presidente de Francia, François Hollande, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, quienes durante tres días discutirán el texto y, probablemente, cambiarán algunos aspectos del borrador.

Este martes, el enviado especial de Estados Unidos para el cambio climático, Todd Stern, ha señalado a los medios de comunicación que no esperaba que el documento cambie mucho después de las reuniones de los presidentes.

Por su parte, los grupos ambientalistas han criticado el texto porque omite o acentúa importantes propuestas, por lo que desafían a los líderes mundiales a "actuar con urgencia" para responder al cambio climático.

"Esta cumbre podría terminar antes de empezar. Los líderes mundiales que llegan hoy deben volver a empezar. Río+20 debería ser un momento crucial", ha manifestado el portavoz de Oxfam, Stephen Hale.

España

Durante la ponencia sobre los logros para el desarrollo sostenible de la conservación de la biodiversidad en el marco de Rio+20, en un acto del PNUMA, Arias Cañete ha valorado la experiencia histórica de España en materia de protección ambiental y aguas.

En el primer caso, Arias Cañete ha resaltado ejemplos tan emblemáticos como el desarrollo de la red de Parques Nacionales, que data de 1918. Asimismo, se ha referido al "hito" que supone que una cuarta parte del territorio español esté amparado por la Red Natura 2000, una de las áreas naturales más relevantes de la Unión Europea.

"Esta actitud conservacionista no se debe solo a la necesidad de preservar el medio ambiente para las generaciones futuras, sino también de nuestro convencimiento de que el mantenimiento de la biodiversidad es esencial para mantener el equilibrio entre el hombre y la naturaleza", ha subrayado.

El ministro ha destacado también la colaboración en materia de Áreas Protegidas entre el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y España, como parte de la iniciativa LifeWeb de 2008. Los principales objetivos de esta iniciativa están relacionados con los temas del debate en "Rio+20". Entre ellos, el avance en la erradicación de la pobreza, el impulso al desarrollo económico y social de las comunidades de estas áreas protegidas, y todo ello en el marco de los Objetivos del Milenio.

Agua como un derecho humano universal

Arias Cañete también ha destacado “el papel esencial” que ha jugado España en el proceso para el reconocimiento, por parte de Naciones Unidas, del acceso al agua y a su saneamiento como un derecho humano de alcance universal.

Durante su intervención en la inauguración de la jornada sobre “El Derecho Humano al Agua: apostando por una gestión sostenible e integral” dentro de Rio+20, Arias Cañete ha subrayado que “el compromiso de España por lograr un acceso al agua universal, sostenible y equitativo constituye una meta fundamental de nuestra política exterior y de cooperación”.

El Ministro ha presentado el Fondo Español de Cooperación para Agua y Saneamiento y ha resaltado que el agua es elemental para la vida, aunque se reparte a nivel mundial de forma desigual. “Carecer de acceso al agua es una fuente ineludible de pobreza, de conflictos sociales y de pérdida de biodiversidad”, ha advertido Arias Cañete.

En este sentido, ha garantizado que el compromiso español en esta materia no se limita a su acción diplomática en todos los foros internacionales, sino que se traduce, además, en compromisos concretos.

Como ejemplo de este compromiso, Arias Cañete ha citado la creación del Fondo de Cooperación para el Agua y el Saneamiento de América Latina, que ha desembolsado 800 millones de euros entre 2009 y 2011, destinados a 67 programas y proyectos en 19 países. Este fondo se creó en 2008 de manera conjunta por España y el Banco Interamericano de Desarrollo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de