Buque oceanográfico Emma Bardán
Buque oceanográfico Emma Bardán

El buque de apoyo y fomento de la actividad pesquera “Emma Bardán”, dependiente de la Secretaría General del Mar, del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino sigue frente a la costa de Barcelona el Estudio para el cartografiado marino de la Plataforma Continental Española (Proyecto Espace).

Este estudio tiene como objetivo principal obtener información detallada, sistemática y de calidad, con técnicas geofísicas de alta resolución (sonda multihaz y sonda paramétrica) sobre los fondos marinos; batimetría, materiales que constituyen el fondo, comunidad bentónica habitante, así como la presencia de obstáculos de los fondos marinos de la plataforma continental. Toda esta información georreferenciada permite llevar a cabo una mejor gestión del fondo marino.

La Secretaría General del Mar ha previsto que el desarrollo de la prospección en esta zona se prolongue hasta el mes de febrero. Posteriormente, este trabajo se llevará a cabo en el Canal de Menorca, cuya primera fase ya se inició el pasado año.

Otros estudios sobre la anchoa y la cigala

Por otra parte, a lo largo de 2009, el “Emma Bardán” continuará el desarrollo de las series históricas de “Bioman” y “Juvena”, dirigidas a seguir la evolución de la biomasa de la población de anchoa en el Golfo de Vizcaya.

El “Emma Bardán” también desarrollará otra campaña con el objetivo de estudiar la evolución de la biomasa de la cigala en la zona de veda y otras especies de interés comercial en el Cantábrico-Noroeste.

Actualmente la Secretaría General del Mar cuenta con tres buques de investigación pesquera y oceanográfica equipados con la tecnología necesaria para el estudio de los fondos marinos como son: el “Vizconde de Eza”, el “Emma Bardán”, y el “Miguel Oliver”.

Sondas específicas para distintas profundidades

El barco “Emma Bardán”, diseñado para trabajos costeros, está equipado específicamente para la prospección de la Plataforma Continental con sonda que permite realizar el cartografiado fino del fondo marino hasta los 200 metros, además cuenta con una sonda científica para la estimación de los cardúmenes que se hallen en la columna de agua e, incluso, la identificación de las especies y composición de tallas. Por otro lado, los buques “Vizconde de Eza” y “Miguel Oliver”, disponen de ecosondas específicas para la prospección en aguas más profundas.

De esta manera, el MARM cuenta con una base cartográfica de calidad para la elaboración de un Sistema de Información Geográfica que permitirá una mejor gestión de los recursos pesqueros.

Entre las principales utilidades que se derivan de la explotación de esta información, cabe destacar la regulación en la explotación/ conservación de los recursos vivos, pesca artesanal, deportiva, producción/protección de especies sedentarias autóctonas.

Además se puede realizar un catastro de campos de algas y fanerógamas marinas como indicativo de la calidad del medio y zonas de protección de puesta y alevinaje.

Gracias a la cartografía se lleva a cabo la elección de zonas idóneas para la delimitación de Reservas Marinas y se identifican y localizan ecosistemas marinos vulnerables.

Se utiliza también como base para los estudios de flora y fauna, así como para el conocimiento de los factores que influyen en la estabilidad de los fondos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de