Los trabajos comenzaron ayer trazando sobre el terreno el canal del desaugue. Posteriormente, a través del empleo de diversa maquinaria, se reforzó la zona donde la barrera que separa la laguna del mar es más sensible con el objetivo de evitar desbordamientos no controlados por ese punto. Además, se colocaron sacos de arena que servirán para reforzar el canal que se está construyendo y se procedió a la monitorización de la altura del agua, la barrera de arena y la playa.

Los trabajos de construcción del canal provisional continuarán a lo largo de esta semana. Está previsto que el próximo lunes comience a realizarse el desagüe. El caudal estimado de salida del agua será de 6,47 metros cúbicos por segundo hasta que la laguna quede a una cuota de 4,77 metros, aproximadamente 0.60 metros por debajo de la cuota actual. En el momento de conseguir el nivel deseado se detendrá el vaciado de la laguna.

Tal y como informó el director general de Conservación de la Naturaleza, el dispositivo de regulación artificial se lleva a cabo en el extremo este de la laguna mediante la apertura de un canal de poca pendiente que permitirá desaguar lentamente y con los menores daños para la barra de arena. El canal estará protegido en los márgenes por sacos de arena que refuercen los laterales, y dispondrá de una pendiente del 0.5%.

Este dispositivo provisional permanecerá el tiempo necesario para que se puedan llevar a cabo las infraestructuras permanentes que aporten una solución definitiva a las inundaciones garantizando, al mismo tiempo, el funcionamiento natural de la laguna. Entre las infraestructuras permanentes que se plantean se encuentra la posible construcción de un murete de contención a lo largo del paseo marítimo y la mejora de las canalizaciones. Una vez rematadas estas obras se retirará el canal provisional, dejando de nuevo que el nivel de la laguna se controle de una manera natural.

Además de estas actuaciones, la Dirección General de Conservación de la Naturaleza procederá a redactar un Plan de Gestión del Humedal de A Frouxeira, que regulará todos las medidas que minimicen los problemas actuales y permitan mejorar y potenciar el funcionamiento de la laguna en su régimen natural. El director general señaló que este plan estará redactado en el primer semestre de 2012.

La actuación se acomete ahora porque se dan las condiciones climatológicas necesarias, con un período de mareas muertas y mar tranquila que las previsiones anuncian para los próximos días, y porque fue necesario contar con un tiempo mínimo que pudiese reflexionar sobre cómo solucionar el problema con las imprescindibles garantías técnicas. Además, se esperaba una apertura natural de la barrera de arena que hacía innecesarias otro tipo de medidas, pero finalmente el rebase no se produjo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de