A pesar de la creciente presión urbana, las particulares condiciones oceanográficas de la región y el escaso caudal de los ríos favorecen una menor influencia de los vertidos urbanos y agrícolas en  las rías del norte de Galicia. En comparación, los aportes de origen  humano tienen mayor importancia en las rías del oeste gallego, donde vive un mayor número de habitantes.

El estudio se basó en la aplicación de las medidas de abundancia natural de isótopos estables de carbono y nitrógeno a distintos componentes del ecosistema (plancton, sedimentos, algas y animales de la zona intermareal) para diferenciar el origen de los principales nutrientes y de la materia orgánica. Debido a que los isótopos más ligeros tienden a movilizarse preferentemente en las reacciones químicas,  su abundancia en un organismo depende del número y tipo de reacciones que han intervenido en la formación de los nutrientes consumidos. De este modo los nutrientes derivados de aguas residuales urbanas tienen una composición isotópica diferente a la de los  originados por remineralización de la materia orgánica planctónica en aguas marinas, lo que permite distinguirlos una vez han sido incorporados a las redes tróficas costeras.

La baja influencia actual de los residuos antropogénicos en los ciclos del carbono y nitrógeno en estas rías no significa que estén libres de contaminación por otras sustancias. Además se han encontrado indicios de problemas puntuales  que pueden atribuirse a deficiencias en los procedimientos de tratamiento de aguas residuales. Las técnicas de análisis isotópico, como las utilizadas en este estudio, contribuyen a realizar una vigilancia ambiental precisa de la eliminación de los residuos antropogénicos.

El estudio, liderado por el investigador del Centro Oceanográfico de A Coruña del IEO Antonio Bode,  forma parte de los resultados de los proyectos ANILE e INTERESANTE, financiados por el Ministerio de Ciencia e Innovación.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de