Se trata de la introducción de insectos depredadores de la familia de los coccinélidos, vulgarmente conocidos como mariquitas, cuya eficacia permite eliminar esta plaga sin necesidad de recurrir a la aplicación de productos fitosanitarios de síntesis química.

La especie seleccionada es Hippodamia variegata, de origen norteamericano, forma ligeramente alargada, color anaranjado y presencia de manchas negras en sus elitros. Sus adultos tienen un tamaño variable entre 4,5 y 6,5 milímetros. Las larvas presentan unas fuertes tenazas en su aparato bucal que emplean para capturar a sus presas y alimentarse de ellas. La empresa murciana Biosur, con sede en Torre Pacheco, se encarga de su cría en cautividad.

El Director General de Modernización de Explotaciones y Capacitación Agraria, Ángel García Lidón, visitó recientemente diversas explotaciones de productores ecológicos de pimiento para conocer de primera mano los resultados de esta experiencia y dijo estar "impresionado" por la acción depredadora de este coccinélido, "que se suma a las estrategias de lucha incluidas en el programa de Agricultura Limpia".

Producción ecológica

García Lidón destacó que el cultivo de pimiento en la Región "se caracteriza desde hace más de una década por la implantación en más de un 90 % de su superficie de los sistemas de control biológico para luchar contra las principales plagas". Buena parte de los productores de pimiento reconvirtieron sus explotaciones a sistemas de producción ecológica, los cuales se encuentran agrupados en la cooperativa Hortamira de El Mirador, en San Javier.

El responsable autonómico señaló que la eliminación de las aplicaciones fitosanitarias con insecticidas químicos "propició la expansión de determinadas plagas, como es el caso de los pulgones o afidos, que inicialmente fueron controlados mediante la introducción de insectos útiles, principalmente parasitoides".

No obstante, añadió, "determinadas especies de pulgones crearon resistencias ante estos parasitoides. Concretamente, el Macrosiphum euphorbiae se convirtió en un corto espacio de tiempo en un serio problema para los productores de pimiento ecológico, por lo que la Consejería inició la búsqueda de soluciones biológicas para el control de esta plaga".

Técnicos e investigadores del Servicio de Sanidad Vegetal de la Consejería y del Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (IMIDA), estudian actualmente, en colaboración con la cooperativa Hortamira, el movimiento poblacional y el ciclo biológico de la especie Hippodamia variegata en el cultivo de pimiento de invernadero, las cantidades a emplear para lograr un control efectivo de la plaga de pulgón, así como las condiciones más adecuadas para la liberación de los individuos.

El objetivo de estos ensayos es, señaló García Lidón, "continuar en la búsqueda de soluciones a los problemas que demanda el sector y estudiar la posibilidad de combinar estrategias de lucha junto con otros depredadores y parasitoides".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de