El uso de fertilizantes en la agricultura sobrepasará 200 millones de toneladas en 2018 debido a que la capacidad global de fabricación de esos productos irá en aumento, así como la producción de materias primas.

Así lo ha advertido  la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en un nuevo informe sobre las tendencias mundiales de esas sustancias.

El uso excesivo de los fertilizantes lleva a la contaminación del suelo y el agua. Por otra parte, la subutilización conduce a la degradación de la tierra y la disminución de su rendimiento.

La FAO estimó que la demanda de fertilizantes que contienen nitrógeno crecerá más rápido en el África subsahariana, a un ritmo de 4,6%, frente a América del Norte, en la que se prevé un aumento anual de 0,5%.

En el caso de América Latina y el Caribe, la región dependerá de las importaciones de tres nutrientes más comunes, como el nitrógeno, el fosfato y el potasio, y se espera que el uso de fertilizantes crezca a un ritmo anual del 3,3%.

Caterina Batello, es experta del organismo en el tema:

La primera solución es donde están implicados los productores. Hay que trabajar más con rotaciones con leguminosas y con sistemas de producción distintos. La segunda recomendación es que hay que trabajar juntos y el sector privado tiene que estar muy involucrado en desarrollar tecnologías innovadoras”.

La especialista también recomendó más investigación y estudios estadísticos sobre el impacto de los fertilizantes en los suelos ya que no se conoce mucho sobre el tema y eso interfiere en el desarrollo de políticas para el sector.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de