Esta cantidad de campesinos representa entre el 10 y el 15 por ciento de los campesinos comunitarios del país africano. Con esta gran iniciativa, cada agricultor recibirá las semillas de maíz o sorgo, fertilizantes y compuestos para plantar en una parcela de media hectárea. Este paquete será distribuido con suficiente antelación como para que llegue a la próxima temporada agrícola, que comienza a finales de septiembre.

"Si llueve lo necesario esta temporada, y el proyecto se ejecuta a tiempo, la producción agrícola en Zimbabwe puede doblarse esta temporada, comparado con la media de producción nacional", aseguró Jean-Claude Urvoy, Coordinador de Emergencias de la FAO en Zimbabue.

Mecanismo alimentario

Con este compromiso, la UE se ha comprometido a dedicar 1.000 millones de euros en tres años para responder al aumento del hambre en el mundo, causado por el elevado precio de los alimentos, agravado por la crisis económica.

Este “mecanismo alimentario” pretende reducir la distancia entre la ayuda de emergencia y la ayuda para el desarrollo a medio-largo plazo. La FAO ha recibido sobre 200 millones de euros para trabajar en 25 países, de los que 15.4 millones irán destinados a Zimbabue. Según el Embajador Xavier Marchal, Jefe de la Delegación de la Comisión Europea en Zimbabue, "los fondos contribuirán a la Estrategia de recuperación a corto plazo”.

Sin capital de compra

La FAO, mediante trece ONG enviará a los 21 distritos del país africano los alimentos. Además del reparto de las semillas y los fertilizantes, se promoverán buenas prácticas agrícolas, en especial las relacionadas con la siembra en plazos adecuados y la aplicación justa de fertilizante.

Según Jean-Claude Urvoy "muchos campesinos en Zimbabwe no pueden permitirse comprar semillas suficientes. Los que financia la UE pretenden ofrecer a los campesinos vulnerables ayuda tempestiva”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de