Esta iniciativa, denominada Project SCALE, se lanzó durante la primera Interpol International Fisheries Enforcement Conference celebrada en el Interpol General Secretariat de Lyon, Francia.

Los costes de la pesca ilegal, no regulada y no indicados para la economía mundial, llegan a alcanzar los 23.000 millones de dólares al año, según un estudio publicado en el año 2009 en PLoS One, además de dañar las comunidades costeras, los intereses de la pesca comercial legal y el entorno marítimo. Las explotaciones de pesca ilegales -y los beneficios conseguidos de las mismas- proporcionan leyes débiles e información pobre compartida en torno a las jurisdicciones y la carencia de control y recursos de refuerzo, sobre todo en los países en desarrollo.

"Project SCALE es un componente importante del sistema mundial propuesto para la detención de los delitos de la pesca", afirmó Joshua Reichert, vicepresidente ejecutivo de Pew y director del trabajo medioambiental de la organización. "La pesca ilegal amenaza a los intereses de los pescadores legítimos en todo el mundo, y mina la capacidad de la comunidad mundial para gestionar de forma adecuada las explotaciones de pesca de forma que se asegure un futuro sano para este recurso de vital importancia. Además, los esfuerzos de los pescadores piratas para mantener sus beneficios ocultos abarcan un abanico de actividades ilegales, incluyendo el blanqueo de dinero, evasión de impuestos y fraudes. Con este alcance mundial y la historia de seguimiento a los delitos medioambientales, la Interpol se sitúa en una posición perfecta para ayudar a llevar a estos delincuentes ante la justicia".

"Project SCALE es una ampliación natural de los esfuerzos de la Interpol de salvaguardar las especies y hábitat en peligro por medio de un refuerzo eficaz", explicó David Higgins, responsable del Environmental Crime Programme de la Interpol. "Con la red de la Interpol , la capacidad de construcción y apoyo de refuerzo liderado de forma inteligente, contribuiremos a un esfuerzo mundial más centrado y coordinado para luchar contra los delitos de las explotaciones de pesca transnacionales y organizados. Tenemos previsto hacer frente a esta actividad delictiva y estamos comprometidos a ayudar a nuestros países miembros y socios en sus esfuerzos para luchar contra las redes criminales que explotan nuestros recursos marítimos naturales".

El Project SCALE de la Interpol enfrentará los delitos de las explotaciones de pesca con los objetivos de:

  • Aumentar la concienciación en torno a los delitos de la pesca y sus consecuencias;
  • Creación de unas National Environmental Security Task Forces para asegurar la cooperación de los delitos de la pesca dentro y fuera de las fronteras;
  • Evaluar las necesidades de los países que son particularmente vulnerables a la pesca ilegal;
  • Realizar operaciones para suprimir las actividades delictivas, interrumpir las rutas de contrabando y asegurar las leyes nacionales y políticas y su refuerzo;
  • Aumentar la vigilancia para que la policía pueda luchar mejor contra los delitos de la pesca;
  • Recopilar datos mejores en torno a las explotaciones de la pesca para ayudar a mejorar el control y el refuerzo.

Con el apoyo de Pew y del Gobierno de Noruega, la Interpol realizará un control destinado y operaciones de refuerzo con el objetivo puesto en las regiones vulnerables. Trabajando con los países miembros de la National Central Bureau, la Interpol fortalecerá la experiencia de refuerzo marítimo y finalmente, mejorará la compatibilidad de las explotaciones pesqueras y su refuerzo en el mundo. La organización de policía mundial ha desarrollado también un Fisheries Crime Working Group, que celebrará su primera reunión esta semana en Lyon.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de