Por Sergio Villarroel
La feria de la alimentación ecológica y consumo responsable abrió sus puertas del 7 al 10 de Mayo. Hubo unos 700 expositores y aproximadamente acudieron unos 80.000 visitantes. El Palau Sant Jordi se convirtió, por unos días, en el centro de reunión de todos los amantes de la bio.

Se cumplen ya dieciséis ediciones de la Feria de Barcelona, líder en España y, de nuevo, con la misma ilusión de siempre. El cartel que presenta fue apetecible, tanto para comerciantes, visitantes y niños. De hecho, la escritora Asha Miró, colaboradora de MamaTerra, un Festival Ecológico de la Infancia que se celebró paralelamente a  BioCultura, ha señalado que: “Los niños son muy importantes para nosotros. MamaTerra es un festival que les informa con talleres, huertos, recetas alimentarias”.

En relación a los comerciantes, se han destinado diferentes stands para que puedan ofrecer sus productos (cereales, proteínas vegetales…). En cuanto a los visitantes, además de poder comprar los productos que se ofrecían, pudieron asistir a unas 200 actividades, casi todas conferencias, donde se ofrecía información sobre multitud de temas.

Pero esta feria, a parte de ofrecer todas estas actividades, es una crítica con el sistema. Opina que la agricultura ecológica y todas las actividades que apuestan por la sostenibilidad del planeta, son la respuesta a la crisis global, tanto financiera como medioambiental. En palabras de Joaquim Llena, el consejero de Agricultura y Alimentación de la Generalitat: “La crisis económica y financiera que estamos viviendo es sólo un reflejo de la crisis de valores social, familiar y medioambiental. BioCultura es una apuesta de futuro de la que todos tenemos mucho que aprender”

En Biocultura, como podemos ver, se ofreció una amplia oferta para que cualquier visitante pudiera quedar satisfecho con su visita.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de