El novedoso método consistirá, principalmente, en la creación de unas Tarjetas de Salud de Agroecosistemas, que permitirán determinar cuáles son las prácticas agronómicas más adecuadas para la gestión sostenible de los pastos.

La tarjeta tendrá formato de cuaderno clasificador y en ella se ofrecerá información pormenorizada de los principales indicadores de la salud y biodiversidad de los agroecosistemas. Asimismo, contará con una plantilla en la que el usuario podrá anotar los valores obtenidos para cada uno de los indicadores, de forma que tenga una primera orientación del estado de salud del agrosistema. El proyecto recibe el nombre de SOIL-Montana y ha sido aprobado por la Unión Europea dentro de los programas LIFE+.

Con la iniciativa SOIL-Montana, Neiker-Tecnalia pretende, a corto plazo, contribuir a frenar la pérdida de biodiversidad edáfica (suelo) y vegetal en agroecosistemas pastorales bajo manejo transtermitante, mediante una serie de actuaciones agrarias concretas sobre el terreno. A medio y largo plazo, el objetivo es desarrollar la nueva herramienta denominada Tarjetas de Salud de Agroecosistemas (TSA), que permitirá a cualquier persona, incluso sin formación previa específica, evaluar el impacto que tienen sus actuaciones en el terreno sobre la biodiversidad y funcionalidad de los agroecosistemas, es decir, sobre su salud.

SOIL-Montana posibilitará, igualmente, elaborar un Catálogo de Buenas Prácticas, que ayudará a los agentes responsables de la gestión de las áreas pascícolas estudiadas a llevar a cabo prácticas más sostenibles, no solo desde el punto de vista socioeconómico sino también medioambiental. El proyecto se inició en septiembre de 2011 y se desarrollará hasta diciembre de 2014.

Para llevar a cabo la iniciativa, Neiker-Tecnalia cuenta con la colaboración del Gobierno Vasco, la Diputación Foral de Bizkaia, la Cooperativa Agraria Lorra y las Asociaciones de Ganaderos de Orozko y Zeanuri. La zona geográfica elegida para su desarrollo son las áreas pascícolas de montaña y de fondo de valle en el entorno del Parque Natural de Gorbeia, en su vertiente vizcaína.

La zona de estudio comprende los distintos hábitats pascícolas más representativos del País Vasco. Esta variedad de hábitats hace referencia a factores ecológicos (tipo de vegetación, altitud, material geológico y orientación, entre otros) y a factores ligados a la gestión ganadera (tipo de animales, razas y presencia de infraestructuras ganaderas, entre otras). La primera tarea consistirá en establecer una red ambiental que abarque dicha variedad de hábitats.

La siguiente acción consistirá en el diseño de las TSA, especialmente adaptadas a agroecosistemas pastorales, mediante indicadores específicos. Una vez elaboradas las tarjetas, el proyecto desarrollará actuaciones de conservación concretas sobre una superficie superior a 100 hectáreas (desbroces, encalados, abonados, sistemas de pastoreo, etc.). Para llevar a cabo cada acción, se emplearán dos técnicas diferentes (alternativas) cuyo impacto se medirá mediante las TSA, con el objetivo de potenciar las alternativas más sostenibles.

Herramienta para la gestión de los suelos

Neiker-Tecnalia pretende que las TSA puedan ser usadas por todos los agentes implicados en la conservación de los agroecosistemas: autoridades, investigadores, técnicos, ganaderos y usuarios, independientemente de su formación y experiencia previa.

Las primeras personas que se familiarizarán con las TSA serán los técnicos de agricultura y ganadería del Gobierno Vasco, de la Diputación Foral de Bizkaia y de la Cooperativa Lorra, así como los ganaderos que participen de la experiencia. Con su ayuda, los especialistas del centro tecnológico realizarán medidas de campo y tomarán muestras de suelo (antes y después de llevar a cabo las actuaciones de conservación) que serán analizadas en los laboratorios de Neiker-Tecnalia. Esta información se recogerá en las correspondientes tarjetas y se obtendrá así una primera impresión de las prácticas agrarias propuestas conjuntamente.

Todo ello servirá para establecer cuáles son las prácticas agrarias más ventajosas para los pastos de montaña y de fondo de valle, desde el punto de vista de la protección de la biodiversidad edáfica y vegetal. Dichas alternativas se publicarán en un Catálogo de Buenas Prácticas, que ayude a las administraciones públicas y a los ganaderos a promover acciones de gestión ganadera que protejan los servicios que nos ofrecen los agroecosistemas pastorales (producción de alimento, reservorio de biodiversidad, purificación de agua y aire, recreativo, etc.)



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de