CATALONIA QUALITAT, Asociación Catalana de Organizaciones de Productores de Fruta; AEPLA, Asociación Empresarial para la Protección de las Plantas, La Universidad de Lleida; el IRTA, Instituto de Investigación Tecnológica Alimentaria y el DAR, el Departamento de Agricultura, Alimentación y Acción Rural de la Generalitat de Cataluña, han constituido la Mesa de Trabajo de Protección Vegetal con el objetivo de elaborar y presentar diferentes estudios técnicos a las administraciones estatales y comunitarias para poder adaptar a la realidad de la fruticultura europea la futura reglamentación en materia de fitosanitarios que está preparando la Unión Europea.

Otro de los objetivos de la Mesa será la divulgación del conocimiento en temas como son: la protección vegetal necesaria, el uso eficiente de las materias activas y la protección del medio ambiente. Esta mesa pretende además, generar argumentos y herramientas de discusión y comprensión, así como de objetivar la problemática con indicadores socio-económicos.

La mesa también está formada por diferentes técnicos representativos de las principales empresas frutícolas de toda Cataluña y que serán parte fundamental en la elaboración de los informes técnicos que la Mesa presentará como aval de sus futuras propuestas en materia fitosanitaria.

El nuevo reglamento está en estos momentos en revisión por parte del Consejo de Agricultura Europeo ya que tras su paso por el Parlamento Europeo se le habían añadido una serie de enmiendas que lo hacen extremadamente restrictivo y supondrían eliminar del mercado la práctica totalidad de las materias activas que utiliza el fruticultor en la protección de los árboles, dejándolos así a merced de plagas y enfermedades y eliminando las estrategias fitosanitarias que actualmente se utilizan de forma eficiente y razonable. La drástica reducción de las soluciones disponibles para la protección vegetal afectará tanto a la afectar en agricultura tradicional como a la Producción Integrada, poniendo en grave peligro la rentabilidad y viabilidad de las explotaciones frutícolas catalanas.

En este sentido, diferentes organizaciones europeas están creando foros de debate para aportar los argumentos necesarios para contrarrestar estas decisiones políticas que, en muchos casos, se dictan alejadas de la realidad, con una visión correspondiente a la agricultura de los países del Norte de Europa y al margen de los criterios científicos vigentes.

Cabe destacar finalmente que las producciones de frutas y hortalizas tienen que hacer frente a condiciones climáticas variables que tienen un impacto en su manejo técnico y que la protección sanitaria es esencial para la obtención de productos de calidad, en condiciones accesibles para todos los consumidores. Las frutas y hortalizas son imprescindibles para luchar contra esa pandemia sorda, como es la obesidad, pero imprescindible es también proteger a nuestras plantas para que puedan, simplemente, producir para nuestra salud.