La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, y el presidente y consejero delegado de Fertiberia, Francisco de la Riva, han firmado un acuerdo de colaboración para la realización de proyectos en I+D+i en fertilización agraria con el objetivo de que los agricultores de la comunidad puedan realizar un abonado más racional para reducir costes y avanzar hacia una agricultura sostenible. 

En una primera fase, los trabajos se centrarán en la mejora de la fertilización del trigo, dada la relevancia de este cultivo en la comunidad y la demanda del mercado de trigo de calidad.

El acuerdo suscrito entre la consejera y el presidente de Fertiberia, con una aportación por parte de la empresa de 100.000 euros y un periodo de duración de tres años, contempla como actuaciones la experimentación con las formulaciones de abonado óptimas para cada cultivo, la determinación de las dosis y momentos de aplicación más eficaces, el desarrollo de técnicas de abonado más sostenibles y reducción de insumos y la difusión conjunta de resultados.

Castilla y León es la primera comunidad en consumo de fertilizantes fosfatados y la segunda en lo referente a fertilizantes nitrogenados y potásicos. 

De hecho, el coste de los fertilizantes supone hasta el 40 por ciento de los costes variables de los principales cultivos de la comunidad, lo que pone de manifiesto la necesidad de seguir avanzando en hacer un uso más racional de los fertilizantes.

La Consejería y Fertiberia profundizarán en el conocimiento de la fertilización en el cultivo de trigo. Para ello se realizarán, en las provincias de Valladolid, Burgos y León, ensayos de abonado en trigos de fuerza, trigos de media fuerza y trigos extensibles. Los objetivos de la iniciativa son la generación de normas de interpretación foliar de las variedades seleccionadas, la caracterización de diferentes variedades de trigo para obtener datos para hacer recomendaciones de abonado más eficientes, el establecimiento de los momentos óptimos de aplicación y de las dosis a aplicar en los diferentes estadios de desarrollo mediante el fraccionamiento del abonado para conseguir una mayor eficiencia del abonado y mejorar localidad de los trigos y el estudio comparativo de las diferencias en la calidad obtenida y en la eficiencia del abonado entre abonados convencionales y las estrategias de abonado fraccionado realizadas.

Los estudios se centrarán en este cultivo dada su relevancia en Castilla y León, con 885.405 hectáreas sembradas de trigo y una producción de 2’7 millones de toneladas. 

Es la principal comunidad productora de este cereal con el 43 por ciento de todo el trigo de España.

Además, el mercado internacional del trigo es cada vez más competitivo y está demandando actualmente mayor calidad, es decir, tipos de trigo que tengan alta proteína y fuerza harino-panadera, los denominados trigos de gran fuerza. El acuerdo suscrito hoy entre la Junta y Fertiberia permitirá poner a disposición del agricultor los medios y la información necesaria para la producción de trigos de calidad.

Transferencia de resultados

Con el objetivo de llegar al mayor número de agricultores, Fertiberia y la Junta de Castilla y León se comprometen a divulgar los resultados de las investigaciones realizadas a través de las siguientes actuaciones: presentación de los estudios a las Organizaciones Profesionales Agrarias, reuniones con los técnicos del sector, cooperativas, almacenistas y distribuidores para explicar los estudios realizados, realización de jornadas de divulgación de los resultados a los agricultores y a la industria agroalimentaria de Castilla y León y publicación de los resultados a través de las páginas web de ambas partes y a través de medios de comunicación especializados.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de