Las solicitudes de ayudas agroambientales a la agricultura ecológica que concede el Gobierno de Castilla-La Mancha han experimentado un incremento este año de un 240 por ciento en la provincia de Toledo, con respecto a las presentadas en 2007.

Según informó la Junta en un comunicado, han sido un total de 551 los productores que han solicitado estas ayudas en la Delegación Provincial de Agricultura en 2008, en contraste con las 162 que se registraron el año pasado.

A este importante aumento en el número de solicitudes hay que unir el crecimiento que también ha experimentado en el mismo periodo de tiempo la superficie susceptible de percibir estas ayudas en la provincia de Toledo, que ha pasado de las 6.000 hectáreas de 2007 a las 21.000 de 2008, lo que supone un aumento del 252 por ciento.

El olivar y el viñedo de vinificación han sido los cultivos que han experimentado un mayor incremento en las solicitudes de ayudas agroambientales a la agricultura ecológica, situándose ese incremento en el 130 por ciento en el caso del olivar y en el 132 por ciento en el del viñedo de vinificación.

Los municipios de Los Yébenes y de Marjaliza son zonas donde se ha incrementado este cultivo ecológico del olivar, mientras que como ejemplo de la apuesta por este tipo de agricultura en el caso del viñedo se puede citar al área de Villanueva de Alcardete.

La ganadería ecológica también recibirá este año, y por primera vez, ayudas del Gobierno regional y será para las producciones de vacuno, ovino y caprino. La Delegación provincial de Agricultura ha recibido 32 solicitudes de ayudas en la provincia de Toledo de la ganadería toledana.

El delgado provincial de Agricultura, Gustavo Martín, valoró muy positivamente la respuesta que los agricultores y ganaderos toledanos han dado a esta orden de ayudas de la Consejería de Agricultura, que se enmarca en el Programa de Desarrollo Rural para Castilla-La Mancha 2007-2013 y cuyo objetivo es compensarlos por los costes adicionales y las pérdidas de ingresos derivados del cumplimiento de los compromisos ambiéntelas que suscriban.

Según resaltó el delegado, este Programa recoge, por primera vez, las subvenciones a la recuperación y fomento de los agrosistemas extensivos de secano, a la apicultura, a la ganadería ecológica y a la conservación de la dehesa, así como aumenta las ayudas que ya existían, es decir, a la agricultura ecológica y al mantenimiento de las razas ganaderas autóctonas en peligro de extinción.

Desarrollo sostenible

Unas medidas que agroambientales que, tal y como aseguró Martín, pretenden apoyar el desarrollo sostenible de las zonas rurales, así como responder a la creciente demanda de la sociedad de servicios ambientales y de la necesidad de la implantación de técnicas respetuosas con el medio ambiente.

"La agricultura y la ganadería ecológicas representan una de nuestras figuras de calidad, tal y como establece la Ley de Calidad Agroalimentaria de Castilla-La Mancha y recoge el Plan Estratégico de Agricultura Ecológica elaborados por el Gobierno regional, y resulta una oportunidad de mejorar la renta de nuestras explotaciones", afirmó el responsable de la agricultura toledana.

Con este Plan se pretende dar un impulso a este tipo de producciones, canalizando todas las políticas y actuaciones dirigidas al desarrollo de una agricultura sostenible y respetuosa con el medio ambiente y ofreciendo al consumidor un producto sano y con garantías, añadió.

A juicio de Martín, existe una "creciente demanda de productos procedentes de la agricultura ecológica por parte de la sociedad desarrollada, que cada vez está más preocupada por una alimentación sana y de calidad, y los agricultores y ganaderos toledanos están empezando a apostar por este tipo de producción".

En este sentido, el delegado de agricultura consideró que "la comercialización de estos productos nos ayudará a incrementar la renta de los agricultores y ganaderos que han decidido ponerse manos a la obra y ofrecer una alimento diferenciado y de calidad".

Ayudas en materia de medidas agroambientales

Con esta orden de ayudas a la agricultura ecológica, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha diseñado por primera vez una ayuda destinada a cultivos herbáceos y leñosos, que aumentan la fertilidad del suelo de forma natural, evitan la erosión, disminuyen el riesgo de contaminaciones, favorecen la biodiversidad y mantienen el paisaje que conforma nuestro más preciado patrimonio natural.

Una de las novedades de la orden es la ayuda a la apicultura para la mejora de la biodiversidad en zonas naturales, muy demandada por el sector apícola y cuyo importe asciende a 2.350 euros para cada cien colmenas.

La ayuda para la ganadería ecológica también se pone en marcha por primera vez, atendiendo a una demanda del sector ganadero. El valor de la misma es de 159 euros por Unidad de Ganado Mayor (UGM).

En cuanto a las subvenciones dirigidas a la agricultura ecológica, se incrementan con respecto a las que ya estaban establecidas, pasando de 92,32 euros a 287 euros por hectárea en el caso de herbáceos; de 266,85 euros a 329 euros por hectárea en el olivar; y de 228,38 euros a 291 euros por hectárea en el viñedo.

En total, las ayudas dirigidas a la agricultura ecológica (herbáceos, arroz, frutales de secano, frutales de pepita, frutales de hueso, olivar, hortícolas al aire libre, hortícolas bajo plástico, viñedo de vinificación, uva de mesa y cítricos) suponen un aumento del 30 por ciento en respecto al período anterior.

En el apartado de ayudas para el mantenimiento de razas autóctonas puras en peligro de extinción, se incluyen el ovino y caprino (manchega negra, talaverana, alcarreña, blanca celtibérica, negra serrana o colmenereña) y el vacuno (pajuna, berrenda y cárdena).

El importe de las subvenciones será de 157 euros por Unidad de Ganado Mayor para el ovino y caprino, lo que supone un incremento del 23 por ciento con respecto al período 2000-2006, y de 165 euros para el vacuno, con un crecimiento del 27 por ciento.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de