Secciones
Entrevista
Reportaje
Turismo rural
Cartas al director
Edición anterior
Contacto

Buscador:
Efectos de la industria petrolera en ecosistemas tropicales
Edición enero 2007

En los trópicos, los mares constituyen una gran fuente de recursos naturales para miles de poblaciones locales. Sin embargo, la actividad petrolera produce impactos sociales y ecológicos importantes, tanto por accidentes como por prácticas rutinarias de la operación (exploración sísmica, perforación, producción de desechos contaminantes).

En caso de accidentes, los primeros afectados es la biota sésil (organismos que viven directamente sobre una base fija, por ejemplo, rocas o el fondo marino); su mortalidad es mayor en sitios donde se acumula el petróleo aunque otros organismos son más tolerantes
a la contaminación, como los gastrópodos.

Algunas especies se regeneran en un año, pero otros organismos sésiles, como los erizos
de mar, no se regeneran completamente hasta después de cuatro años.

Vertido en el mar

Arrecifes coralinos
Otros ecosistemas fuertemente afectados son los arrecifes coralinos, ecosistemas marinos tropicales de altísima biodiversidad, resistentes a la erosión y tormentas, estabilizadores de las líneas de costa, especialmente en zonas tropicales bajas. Hacen falta décadas para que un arrecife recupere las condiciones que tenía antes del derrame. En los componentes vegetales del arrecife hay una reducción en la tasa de fotosíntesis, que puede ser un problema crónico en arrecifes expuestos a altos niveles de contaminación.

Se produce un mal desarrollo del tejido reproductivo y la atrofia de las células reproductoras; dichos efectos pueden durar algunos años después del contacto con el crudo, reduciendo la tasa de reproducción y por lo tanto la densidad de población.
El petróleo produce alteraciones en la composición de las especies y en el hábitat. Por ejemplo, dada la mayor masa de los corales ramificados, absorben más petróleo, produciéndose una mayor tasa de mortalidad que en otras especies.

Manglares
Otro ecosistema afectado por la industria petrolera es el manglar, ecosistema de gran importancia social, económica y ecológica, hábitat para muchas especies de peces y mariscos y fuente de materia prima para muchas actividades productivas de las comunidades asentadas en su entorno. Las actividades petroleras en el manglar producen interrupción del flujo del agua dulce y del mar hacia los manglares y dentro de ellos, lo que altera la forma de drenaje, la vegetación, el suelo, y produce la inestabilidad general de la zona.

La perforación se hace por dragado, para hacer más profundo y ancho los canales existentes, lo que puede destruir totalmente la zona afectada. Cuanto más ancho y profundo sea el canal, mayor será el daño. Se produce erosión a gran escala, muerte de la vegetación, interrupción en el crecimiento de las plántulas, sofocación e intoxicación de las raíces zancudas y disminución de las raíces absorbentes. Los árboles maduros que sobreviven sufren deterioro del dosel más alto y disminuye la cantidad de hojas y yemas. La recuperación del manglar puede tardar varias décadas; además, hasta ahora no se conoce ninguna manera de limpiar la contaminación del sedimento sin destruir el bosque.

Pastos marinos
Otros ecosistemas afectados por la actividad petrolera son los lechos de los pastos marinos, que crecen en aguas someras, sobre todo de costas tropicales. Los lechos de pastos marinos estabilizan el fondo marino, sirven de trampa de sedimentos, mejorar la calidad del agua y alimentan directamente a más de 340 animales marinos, que sufren cuando se interrumpe la cadena alimentaria. Algunas especies muy susceptibles mueren en contacto con el crudo y se recuperan muy difícilmente. Aquellos animales con bajo potencial reproductivo y de dispersión tienen gran dificultad de recuperarse a largo plazo, en tanto que las especies que poseen un mayor potencial reproductivo se recuperan en menos tiempo.

Finalmente, en ecosistemas costeros tropicales del petróleo afecta gravemente a las especies que anidan en la arena. Los huevos absorben la humedad del ambiente que les rodea, por lo que pueden absorber los hidrocarburos presentes. Si hay contaminación en zonas de anidación, el impacto puede ser catastrófico para la reproducción. Expuestos al petróleo en etapas más tardías, los embriones de tortuga son muy sensibles a los efectos tóxicos del petróleo. La contaminación por petróleo retarda la eclosión de los polluelos y produce anormalidad en el carapacho de las tortugas, especialmente cuando la exposición ocurre en las etapas tempranas, que es cuando éste se forma.

Los huevos pueden absorber hidrocarburos

Los huevos de pato silvestre también son susceptibles a la contaminación. Dado que la demanda de oxígeno aumenta con el crecimiento embrionario, la obturación de los poros del huevo por el petróleo produce alta mortalidad o disminución en la tasa de crecimiento. No cabe duda, pues, de que la actividad petrolera pone en peligro varios de los ecosistemas más importantes de los trópicos.

Elizabeth Bravo. Coordinadora de Investigación del Oliwatch Secretariat, Quito-Ecuador.

 


MGAR

Comenta este artículo:
Nombre:
   
Comentarios:
 
   
 
Comentarios Los comentarios de los lectores:
15/03/2007 0:29:57

HA PUES NO SE COMAN A LAS TORTUAGAS MULTAR ALAS PERSONA Y METERLOS 2 AÑOS ALA CARCEL POR HACE ESO

CESIA TRUJILLO