Aunque el calor y las vacaciones tradicionalmente han sido sinónimo de abandono, la tenencia de un animal de compañía no tiene por que suponer un problema a la hora de planificar un viaje si previamente tenemos en cuenta aspectos como la salud del animal, la correcta identificación y la puesta al día de sus obligaciones sanitarias y administrativas, el medio de transporte en el que viajamos y si el lugar de alojamiento admite la presencia de animales de compañía. Si se viaja al extranjero, hay que contar con la expedición del pasaporte de animales de compañía.

Antes de iniciar el viaje es aconsejable contactar con nuestro veterinario de confianza para ponerle al día de nuestro lugar de destino; hablar con el responsable de nuestro alojamiento y, si viajamos al extranjero, consultar con los consulados o embajadas de los países que se van a visitar.

En los Estados miembros de la Unión Europea, las mascotas como perros, gatos y hurones se les exige viajar con pasaporte para animales de compañía y con el tatuaje o microchip de identificación.

Es muy recomendable llevar el teléfono de contacto de nuestro veterinario, una lista de clínicas veterinarias de urgencia o 24 horas del lugar de destino, el historial médico del animal y todos los enseres para mascotas como collar, bozal, correa, pienso y juguetes.

Como norma general no se recomienda administrar tranquilizantes a  los animales que viajan en avión ya que esta práctica puede aumentar el riesgo de problemas cardíacos y respiratorios en nuestra mascota. Para que nuestro animal de compañía pueda viajar en avión debemos consultar previamente con la compañía aérea y elegir una jaula o transportín que cumpla los requisitos previstos por IATA.

Si vamos a realizar un viaje largo en coche, es recomendable acostumbrar a la mascota a este medio, realizando previamente viajes cortos. Durante el recorrido, es importante realizar paradas cada dos o tres horas para que la mascota pueda hacer ejercicio y descansar del viaje.

Es obligatorio que nuestra mascota viaje en un transportín o sujeto para garantizar su seguridad y la de sus acompañantes. Si no van en un transportín, deben ir  atados con arneses fijados al cinturón de seguridad de los asientos./



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de