El grupo automovilístico japonés Toyota implantará en sus factorías de Valenciennes en Francia y Burnaston en el Reino Unido proyectos de sostenibilidad para, entre otros objetivos, reducir un 10 por ciento el consumo de agua en estas instalaciones, informó hoy la compañía.

El vicepresidente ejecutivo de Toyota Motor Europe, Didier Leroy, manifestó que "los vehículos respetuosos con el medio ambiente deben salir de plantas respetuosas con el medio ambiente". Por ello, las actividades más satisfactorias de este proyecto se extenderán a las fábricas de Toyota en todo el mundo.

La planta francesa de Valenciennes utiliza solamente 1,13 metros cúbicos de agua para la producción de cada Toyota Yaris, lo que supone el menor consumo de todas las plantas de la multinacional nipona en los cinco continentes.

Además, esta fábrica está estudiando el uso de energías renovables, como la energía solar, generadas internamente, como nueva medida para reducir las emisiones de CO2. Por su parte, la instalación británica de Burnaston ha reducido en más de un 60 por ciento los residuos generados desde 1994.

Desde el año 2001, Toyota ha reducido en un 44 por ciento el consumo medio de energía por vehículo fabricado, y todas las plantas del grupo en el Viejo Continente cuentan con la certificación medioambiental ISO 14001. Además, la empresa ha consumado su plan europeo de acción medioambiental para 2010 tres años antes de lo previsto.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de