Organizaciones ecologistas de España y Portugal reclamaron hoy a los gobierno de ambos países que no permitan la construcción de una refinería de petroleo en la provincia de Badajoz, por "los impactos ambientales negativos que se producirían en ambos países".

Este es el principal mensaje que las organizaciones ecologistas lanzaron en una rueda de prensa conjunta que celebraron hoy en Mérida, con la presencia de, por parte de los colectivos españoles, el representante de Adenex, Jesús Valiente, y de la Plataforma Ciudadana Refinería No, Leonardo Clemente.

Por la parte portuguesa, asistieron el representante de la Associaçao Nacional de Conservaçao da Naturaleza (Quercus), Francisco Ferreira; la Fundo para a Protecçao dos Animais Selvagens (Fapas), Joao Claro, y además, el mensaje cuenta con el apoyo de las organizaciones portuguesas Grupo de Estudios de Ordenamiento del Territorio y Ambiente (Geota), y por la Liga para a Protecçao da Naturaleza (LPN).

El portavoz de la asociación ecologista Adenex, Jesús Valiente, explicó que el "asunto de la refinería no es un problema extremeño, sino que trasciende las fronteras de la comunidad autónoma", ya que "se trata de una de las industrias más contaminantes que existen en el mundo objetivamente".

Por eso señaló que el "problema" afecta a las comunidades autónomas limítrofes con Extremadura, y también a Portugal, un país con el que la región comparte la cuenca del Guadiana. De ahí el rechazo de las organizaciones ecologistas portuguesas a este proyecto.

En su intervención, Valiente aseguró que el proceso de presentación de alegaciones a este proyecto del Grupo Gallardo ha sido en España "muy deficiente y poco participativo, ha ofrecido muy pocas oportunidades a la participación ciudadana", un hecho que en su opinión se ha producido "intencionadamente". Añadió que en Portugal, este proceso ha sido "todavía más deficiente", lamentó.

Compartir preocupaciones

Por su parte, el representante de la asociación portuguesa Quercus, Francisco Ferreira, destacó que los ecologistas lusos "comparten muchas preocupaciones" con los españoles respecto al proyecto de la refinería.

Lamentó que "el Gobierno portugués no está haciendo lo mínimo que sería necesario por el respeto a la legislación" en este sentido, y resaltó la necesidad de que exista "transparencia" y "participación pública" en este periodo de alegaciones al proyecto de la refinería.

Así, resaltó que en Portugal se paró un proyecto de refinería "parecida" a la prevista en Extremadura, a la que "el gobierno portugués dijo no, el principal motivo han sido las emisiones de gases de efecto invernadero", explicó.

Explicó que en la actualidad ya existen dos refinerías en Portugal, ambas situadas en zonas costeras, y en ese sentido señaló que "sería impensable el colocar una refinería en un sitio que no tuviera una actividad portuaria importante".

Ferreira mostró su confianza en que los ciudadanos portugueses se conciencien sobre este asunto, con el objetivo de "forzar al Gobierno luso a tener finalmente una posición que actualmente está escondida", dijo.

Así, el representante de la Fundo para a Protecçao dos Animais Selvagens (Fapas), Joao Claro, aseguró que la instalación de una refinería "no es una solución del paro a medio ni largo plazo" para el problema del paro, y alertó sobre "los problemas medioambientales" que crea.

"La refinería solamente va a agravar la situación de los recursos hídricos, por lo que es una tontería implementar una planta industrial para incrementar la degradación de los recursos hídricos", señaló Claro.

Finalmente, uno de los portavoces de la Plataforma Ciudadana Refinería No, Leonardo Clemente, recordó que los gobiernos español y portugués firmaron el convenio de la Albufeira, para la protección y el uso sostenible del agua de cuencas hidrográficas, y "una refinería de petróleo, con los vertidos a la cuenca del Guadajiro y a su vez al Guadiana, vulnerarían este convenio", aseveró.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de