Este es el mensaje lanzado con motivo del Día Mundial del Hábitat por la Asociación de Colaboración en materia de Bosques (CPF, por sus siglas en inglés), de la que la FAO es miembro.

Con un porcentaje cada vez mayor de la población mundial que vive hoy en ciudades y sus alrededores, el CPF ha solicitado a los países que presten más atención a la gestión y protección adecuada de los bosques urbanos y periurbanos.

Además de mejorar la calidad de los ambientes urbanos, los bosques en las ciudades pueden también mitigar los impactos de eventos meteorológicos graves, protegiendo a los edificios del fuerte viento y las inundaciones, ayudando a las ciudades a ahorrar energía, actuando como barrera y protección contra el viento fuerte y las inundaciones y ayudar a las ciudades a ahorrar energía actuando como colchón frente al tiempo caluroso.

"La aceleración del nivel de las perturbaciones de la naturaleza que afectan a las ciudades -como tormentas, sequías, inundaciones o corrimientos de tierras- nos recuerdan que es de extrema importancia tener capacidad de resistencia ante los desastres y que los árboles desempeñan un papel importante para proteger el ambiente de las ciudades", señaló el Director Adjunto de la FAO para Bosques, Eduardo Rojas-Briales. "Las buenas practicas en la silvicultura urbana y periurbana -añadió- pueden contribuir a ciudades con resiliencia en el sentido de la mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático".

Los bosques urbanos también mejoran el bienestar y las condiciones de salud de los ciudadanos ya que refrescan el ambiente, particularmente en las zonas áridas.

Servicios ecosistémicos

"Los árboles y bosques en las ciudades ofrecen a los residentes urbanos valores recreacionales y ecológicos muy necesarios, y durante el Año Internacional de los Bosques hemos visto muchos ejemplos de actividades comunitarias en las ciudades, desde la plantación de árboles a excursione en la naturaleza", explicó Jan McAlpine, Directora de la Secretaría del Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques. "Estos cinturones verdes son también un hábitat importante para aves y animales pequeños y crean un oasis de diversidad biológica en un ambiente urbano".

Además, los árboles urbanos permiten servicios ecosistémicos vitales, como la retención y almacenamiento de carbono y pueden suponer una fuente alternativa de energía.

La agricultura y la agrosilvicultura urbanas, los huertos familiares y la recolección de productos forestales no madereros, como los hongos, pueden ser un suplemento en el suministro de alimentos a los hogares, pero a nivel global no son una práctica habitual.

Los bosques urbanos también pueden servir de laboratorio vivo para la educación ambiental en las ciudades, ayudando a reducir la brecha entre la población urbana y los bosques.

Primeras directrices sobre silvicultura urbana

La FAO está ayudando a desarrollar directrices para los responsables de las políticas y de la toma de decisiones sobre silvicultura urbana y periurbana, con el objetivo de promover políticas sólidas y destacar las buenas prácticas.

"A menudo la falta de claridad sobre quienes son responsables de los diferentes aspectos de los bosques urbanos, la ausencia de políticas y de legislación, así como la carencia de una información completa, dificultan los enfoques integrales a la silvicultura urbana", señaló Cecil Konijnendijk, coordinador adjunto de un grupo de investigación sobre la silvicultura urbana creado por la Unión Internacional de Organizaciones de Investigación Forestal. "Iniciativas como la de la FAO sobre las políticas y gestión de los bosques urbanos tienen una gran importancia", añadió.

Las directrices, que se publicarán en julio de 2012, supondrán una revisión completa de las buenas prácticas y destacarán las iniciativas más señaladas realizadas en el mundo con el objetivo de contribuir a un mejor desarrollo de las políticas y la toma de decisiones. 
 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de