La campaña oceanográfica internacional MEDOC en el mar Tirreno, coordinada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), muestra, tras 30 días de recogida de datos, que la región está sometida a un nuevo régimen tectónico, con fallas de reciente creación y de dimensiones desconocidas.

La expedición, en la que han participado un total de 36 científicos y 12 técnicos, tiene como objetivo estudiar las grandes fallas tectónicas y los volcanes submarinos que han generado la cuenca submarina del Tirreno, creada por extensión continental entre la Península Itálica y las islas de Cerdeña, Sicilia y Córcega.

La región está cambiando

Los datos, obtenidos a bordo del buque del CSIC Sarmiento de Gamboa y en colaboración con el buque italiano Urania y otros equipos en tierra, muestran que toda la región está sometida en la actualidad a un cambio en el régimen tectónico debido a los esfuerzos causados por la convergencia de la placa tectónica de África hacia Europa.

El coordinador de la campaña, César Rodríguez Ranero, de la Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats, en el Instituto de Ciencias del Mar del CSIC, explica: “El nuevo régimen tectónico de la zona, hasta ahora poco conocido, está generando un gran número de nuevas fallas tectónicas de dimensiones y peligrosidad desconocidas”.

Nuevo equipamiento

Durante la expedición se han adquirido datos sísmicos y acústicos, utilizando por primera vez el nuevo equipamiento geofísico del buque. Mediante el tratamiento matemático de los datos, los científicos han usado los ecos registrados para obtener imágenes detalladas de la distribución de las masas de agua, así como de rocas y fallas tectónicas en el subsuelo. Una novedad de la campaña es que los estudios geológicos se han complementado con estudios oceanográficos independientes sobre procesos de circulación y mezcla oceánica en la región.

 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de