La Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio ha publicado la convocatoria de distintas ayudas que pretenden fomentar la inversión en la gestión medioambiental en las explotaciones ganaderas, al tiempo que potencian la seguridad alimentaria y la calidad de los productos de origen animal.

Así, los beneficiarios de las ayudas serán las pequeñas y medianas empresas agrarias, y en particular, explotaciones ganaderas, para mejorar las condiciones medioambientales y/o de bioseguridad, en relación con el almacenamiento de subproductos de origen animal no destinados al consumo humano.

También podrán acceder a estas ayudas los mataderos e industrias agroalimentarias para la implantación de proyectos innovadores en sus sistemas de gestión.

Por último, podrán ser beneficiarios de esta primera línea de ayudas las empresas agroalimentarias, con el objetivo de construir plantas intermedias destinadas al almacenamiento de ganado muerto, y como apoyo a la adopción de sistemas de aprovechamiento energético.

El importe de estas ayudas es de 6.000 euros por explotación

El importe de las ayudas al ganadero se establece en un máximo de 6.000 euros por explotación, mientras que para el sector transformador y comercializador la subvención no podrá sobrepasar la cantidad de 200.000 euros en tres años.

La segunda línea de ayudas regionales servirá para mejorar la gestión medioambiental de las explotaciones porcinas. Concretamente se destinarán a los proyectos de mejora de la gestión de las deyecciones ganaderas, que comportan problemas importantes ya que generan la emisión de gases a la atmósfera, la contaminación de las aguas y el exceso de nitrógeno y de fósforo asimilable en las superficies agrícolas, lo que supone el principal factor limitante del crecimiento de este sector.

Esta subvención tiene como finalidad  el desarrollo de sistemas innovadores de gestión de purines procedentes de las explotaciones porcinas, respetuosos y compatibles con la protección del medio ambiente y que eviten un consumo ineficiente de energía. Las ayudas serán de hasta el 75% de las inversiones en las zonas desfavorecidas, y hasta el 60% en el resto de las zonas.

Por último, las ayudas regionales irán también destinadas a ganaderos, centrales de compra, cooperativas, agrupaciones y asociaciones de productores para que mejoren los estándares de calidad de la leche cruda, tanto de vaca como de oveja y cabra.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de