La Bienal Europea de Paisaje acoge del 25 al 27 de septiembre su quinta edición en Barcelona bajo el lema “Tormenta e ímpetu” porque quiere encontrar “instrumentos” para afrontar la “crisis social, ambiental y urbanística”, según explicó hoy la organización del evento.

La cita europea contará con la presencia de Estados Unidos como país invitado con el fin de dar mayor proyección a la bienal y que ésta se convierta en un “foro para dialogar concepciones que hay que confrontar”.

El decano del Colegio de Arquitectos de Catalunya, Jordi Ludevid, explicó hoy en la presentación de la bienal que el encuentro busca la “aplicabilidad” de todo aquello que a lo que se le ha “desdibujado” el límite entre campo y ciudad en los últimos tiempos y a lo que la ciudadanía busca una explicación. El decano insistió en que el paisaje, no sólo el natural, se encuentra en todas partes.

La bienal prevé también una conferencia complementaria más allá de la cita. Se trata de un encuentro con las administraciones públicas en la que se involucrará también a la gestión política del paisaje.

Según el secretario de Planificación y Paisaje de la Conselleria de Política Territorial y Obras Públicas (PTOP), Joan Ganyet, otro de los objetivos de este tipo de eventos es incitar la reflexión “para que la huella de esta sociedad sea lo más culta posible” en términos de paisaje.

El encuentro prevé la participación de 550 expertos de distintos ámbitos, así como la entrega del Premio Europeo de Paisaje Rosa Barba, que ya ha recibido 420 proyectos procedentes de casi toda Europa y de otros puntos del mundo. El evento ofrecerá también tres jornadas de simposio y diversas exposiciones.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de