Se trata de la segunda campaña del proyecto SUBVENT, presentado a la convocatoria 2012 del Plan Nacional de I+D+I del Ministerio de Economía y Competitividad y coordinado por el investigador del IEO Juan Tomás Vázquez Garrido.

La campaña, que comenzó el día 9 de marzo a bordo del buque oceanográfico Sarmiento de Gamboa que opera la UTM-CSIC, está liderada por Luis Somoza Losada, investigador del IGME.

Además de las tres instituciones españolas, en esta campaña colabora EMEPEC, el organismo portugués creado para estudiar la ampliación de la plataforma continental del país luso según la Convención de las Naciones Unidas para la Ley del Mar. Dicho organismo ha contribuido con la cesión de un robot submarino capaz de operar a más de 6000 metros de profundidad, además de la participación del personal técnico encargado de su mantenimiento y dirección.

Este robot facilita la observación directa y muestreo de los volcanes de fango y otras estructuras presentes sobre los fondos marinos relacionadas con las emisiones de fluidos.

La presente campaña tiene como principal objetivo el estudio de una serie de estructuras presentes en el golfo de Cádiz conocidas como volcanes de fango, y que se forman por las arcillas que arrastran las emisiones de gases y salmueras desde el subsuelo marino.

Además se dedicarán algunos días al estudio de montes submarinos y depresiones circulares situados al este de las Islas Canarias y que han sido previamente interpretados por otros autores como intrusiones salinas.

La campaña cubre dos tareas principales: la primera es la caracterización mediante métodos acústicos y sísmicos de los volcanes de fango, tanto en superficie como en profundidad y su relación con estructuras tectónicas activas, y la segunda, es la realización de un muestreo tanto de los materiales presentes en su superficie con testigos de sedimento y micro-testigos adquiridos con el robot submarino, como de la masa de agua presente sobre estas estructuras, mediante roseta oceanográfica y botellas transportadas por el robot.

El objetivo de este intenso muestreo es caracterizar los materiales y los hábitats asociados a estos sistemas que forman los volcanes de fango, pero también las emisiones de fluidos que los han generado y que puedan estar presentes tanto en los sedimentos como en la columna de agua.

Hasta el momento se han realizado 10 inmersiones con el robot, habiéndose encontrado, en alguna de ellas, claras evidencias de actividad de emisiones de fluidos desde el subsuelo con presencia de burbujas de gas y fauna quimiosintética. Además se han encontrado cuatro nuevos volcanes de fango en el golfo de Cádiz.

Desde el 28 de marzo el buque se encuentra en Canarias y ya han comenzado los trabajos en los fondos próximos a la costa este de Lanzarote.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de