Del presupuesto total de 183,7 millones de euros, el 60 por ciento está dedicado a prevención. La aplicación de nuevas tecnologías para prevenir o preparar el ataque al fuego, con programas de inteligencia artificial no utilizados hasta ahora en España en esta tarea, es una de las novedades que incorpora el Plan de Prevención y Extinción de Incendios Forestales de la Junta (Infoca) en 2008. Así lo ha indicado durante su presentación la consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, quien estuvo acompañada por el comisario jefe de la Unidad de la Policía Autonómica, José Manuel Espino, y por el comandante de la Unidad Militar (UME), Carlos Gabari.

Entre las novedades del Plan Infoca 2008 sobresale la iniciativa que recurre a una actividad tradicional para la prevención: el pastoreo controlado con ganado para reducir la vegetación y con ello impedir la propagación de incendios. Este año se amplía esta actuación a todas las provincias aumentando el número de cabezas de ganado hasta 22.205, de superficie forestal a tratar, 2.196 hectáreas, y de pastores, 49.

Otra de las iniciativas es la nueva regulación de quemas prescritas que la Consejería de Medio Ambiente está preparando y a través de la cual la administración puede instar al ciudadano a intervenir en determinadas zonas para eliminar vegetación y así reducir el riesgo de incendios.

A los medios tradicionales hay que sumar también las numerosas aplicaciones informáticas y nuevas tecnologías que se han ido incorporando desde que el dispositivo se profesionalizó hace 18 años. Se trata del SIGDIF (Plataforma para el Seguimiento y la Gestión de los Incendios Forestales), que centraliza en una pantalla todas las utilidades técnicas para la gestión de los siniestros, de forma pionera en España, y así acelerar la creación de las estrategias de ataque, la distribución de los medios materiales y humanos atendiendo a todas las variables que intervienen, o la obtención de los informes relativos a los incendios. Para ello, el SIGDIF usa diferentes bases de datos que permiten conocer aspectos como la disponibilidad de los retenes de extinción, la capacidad y cercanía de los depósitos de agua, el seguimiento de los medios aéreos y de los terrestres, cálculos de tiempos de llegada a los incendios, etc.

En cuanto a la detección automática de incendios sigue funcionando en toda Andalucía el Sistema Bosque, basado en un sistema de cámaras de visión infrarroja para la detección de humo en un radio de 15 kilómetros. A este sistema habría que añadir las cámaras ópticas que permiten monitorizar un entorno de hasta 20 kilómetros de radio desde el punto de instalación. Estas cámaras se han ubicado este año por primera vez en la provincia de Huelva, Córdoba y Sevilla.

Otra novedad es el uso por primera vez de pantallas ignífugas, que se estrenarán en la provincia de Málaga, y que a modo de cortafuegos servirán de barrera para evitar la propagación del fuego. Otro instrumento tecnológico de gran utilidad son las imágenes vía satélite, con un enorme valor para prever elementos de riesgo como la climatología o el estrés de la vegetación, e incluso para la cuantificación de los siniestros de cara a la restauración.

El Infoca dispone este año de un presupuesto total de 183,7 millones de euros, de los cuales, la partida más significativa, 109,9 millones, se centra un año más en las tareas preventivas. El dispositivo se mantiene activo durante todo el año, y actualmente acomete sobre todo tareas preventivas en los montes, si bien, las acciones de extinción se van ampliando a medida que aumenta el riesgo de incendios. Este año volverá a entrar en vigor la Orden que prohíbe realizar barbacoas y quemas agrícolas.

El Plan dispone este año de más de 4.800 personas de la Consejería y su empresa pública, además de 131 vehículos, de los que 120 son autobombas, 9 unidades de meteorología y transmisiones (UMMT), y 2 unidades de análisis y seguimiento de incendios forestales (UNASIF). En cuanto a la flota aérea, la previsión este año es de 40 aeronaves distribuidas por Andalucía, en lo que respecta a los medios contratados directamente por la Consejería de Medio Ambiente, y los destinados por el Ministerio de Medio Ambiente para la cobertura del territorio andaluz: 28 helicópteros, 4 de gran capacidad, 7 aviones de carga en tierra, 3 aviones de coordinación y 2 aviones anfibio.

En la actualidad, ya están operativas las tres brigadas de especialistas de extinción (BRICA), de Madroñalejo, Jeres del Marquesado y Cártama, en las provincias de Sevilla, Granada y Málaga respectivamente. La intervención en tareas de extinción ha sido necesaria desde primeros de año para sofocar los 165 siniestros detectados (de los cuales el 77,6 por ciento han sido conatos), que han afectado a un total de 225 hectáreas.

El Plan Infoca cuenta con la labor de la Policía Autonómica, adscrita a la Consejería de Gobernación, la Guardia Civil, a través del Seprona y los propios Agentes de Medio Ambiente, a través de las BIIF (Brigadas de Investigación de Incendios Forestales) que realizan tareas de vigilancia, control, prevención e investigación de incendios forestales. Durante 2007 se pusieron a disposición judicial a un total de 200 personas por delitos relacionados con los incendios forestales.

En este sentido, sólo en 2007 se han producido 5 sentencias condenatorias por delitos relacionados con este tipo de siniestros, con la presencia como acusación particular de la Consejería, a través de su empresa pública Egmasa.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de