Fomento activará un dispositivo que incluye las más modernas técnicas de buceo en saturación en esta operación, cuya finalidad es eliminar una fuente de contaminación y evitar un importante riesgo ambiental para las aguas del mar Mediterráneo.

El Woodford, construido en 1914 y hundido a 40 millas al NE de Castellón y 15 millas al N de Columbretes, se encuentra a unos 80 metros, una gran profundidad que dificulta de forma importante las operaciones submarinas.

Salvamento Marítimo ha venido realizando diversas operaciones de vigilancia e inspección en la zona del hundimiento -anto submarinas como en superficie- que han permitido constatar que el buque hundido era el origen de episodios periódicos de contaminación por vertido de hidrocarburo.

Mediante un vehículo de inspección submarina por control remoto (ROV), se constató que el producto era un fuel ligero fácilmente bombeable.

Finalmente, se determinó que la extracción del hidrocarburo solo sería posible con una campana seca de buceo en saturación que permitiera mantener turnos de trabajo de 8 horas a 80 metros de profundidad.

Tras evaluar la situación y la gran complejidad técnica que implicaban las operaciones, se realizó un plan de actuación para acometer la descontaminación del pecio Woodford que comienza ahora.

Como medidas preventivas de seguridad ante el operativo de extracción, se ha creado un plan de seguridad realizado por Lloyds Register y un Plan de Contingencias y se han desplazado equipos de lucha contra la contaminación a bordo del Clara Campoamor.

El plan de contingencias está integrado por los siguientes medios: 1 avión, 2 helicópteros, 2 remolcadores de salvamento, 2 salvamares, 1 guardamar, 600 metros de barreras oceánicas y 500 metros de barreras absorbentes.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de