Aunque la concentración de pólenes tiene mucho que ver con la llegada de la primavera, y con la cantidad de otras sustancias contaminantes que circulan, la propuesta tiene, además, una importante vertiente de información saludable: quieren prevenir los ataques y achaques de las personas alérgicas y vulnerables a estos pólenes.

El Consistorio conserva los datos históricos de presencia de granos desde 2001, así que podrá cotejar e interpretar la información que arrojen los nuevos medidores con los datos recogidos en años anteriores.

Estación aerobiológica

El personal municipal recogerá las muestras de la estación aerobiológica, que tiene el Colegio de Farmacéuticos en el centro de la ciudad maña. Los datos recopilados los entrega a los servicios técnicos del colegio, que analizar e interpretan los resultados a los técnicos municipales, con periodicidad diaria o semanal. “Los datos se transmiten según la concentración de polen y la incidencia que tenga en la salud humana” que entrañe, explica una fuente del ayuntamiento.

Doce tipos de polen

La estación permite analizar la concentración de doce tipos de polen, los provenientes de los cipreses, chopos, plátanos de paseo, moreras, robles y encinas, pinos, olivo, gramíneas, llantenes, ortigas y parietaria, cenizos y amarantos y árbol del cielo.

Cuando el Ayuntamiento de Zaragoza recibe los datos, los difunde de manera inmediata a los ciudadanos a través de su página web y del programa Ciudad Móvil de información a través de mensajes sms. El servicio de información se iniciará en el mes de marzo y se extenderá hasta agosto.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de