Greenpeace se alegra, en un comunicado, con esta decisión, que se produce 60 días después de que la organización ecologista iniciara una campaña para pedir a la multinacional que diera este paso. Nestlé, la mayor empresa mundial del sector de la alimentación, anunció ayer en Singapur que dejará de utilizar materias primas que procedan de la destrucción de los bosques tropicales.

The Forest Trust

José López, Vice Presidente Ejecutivo de Nestlé S.A.,  anunció “la colaboración con TFT (The Forest Trust), que reafirma el compromiso de Nestlé para acabar con la deforestación de los bosques”.

Desde esta multinacional se reconoce que “TFT, una organización sin ánimo de lucro, ayudará a Nestlé  a crear cadenas de suministro responsables para el aceite de palma, en las que se identifiquen y se incluyan los aspectos sociales y medioambientales”. Además fuentes de la propia marca han resaltado  “es la primera empresa global de bienes de consumo que se convierte en un miembro de TFT”.

Por otro lado, Miguel Ángel Soto, responsable de la Campaña de Bosques y Clima de Greenpeace España, afirmó que “estamos contentos con la decisión de Nestlé de dar un respiro a las selvas de Indonesia y llamamos a otros grandes consumidores de aceite de palma como Carrefour y Walmart a seguir este ejemplo”

El orangután, amenazado por el aceite de palma

Esta campaña de Greenpeace se debe a que  a expansión de las plantaciones de palma aceitera y acacias para fabricar pasta de papel es la principal causa de destrucción de las selvas y turberas de Indonesia, hábitat de numerosas especies amenazadas como el orangután.

Para evitar esto, la multinacional ya ha definido las directrices de compra responsable, que está formado por un conjunto de requerimientos críticos para guiar el proceso de compra de Nestlé y para asegurar el cumplimiento con el código de proveedor de Nestlé.

La multinacional afirmó que también se proporcionará apoyo técnico a aquellos que actualmente no cumplen los requisitos, pero que se han comprometido a lograr la sostenibilidad. Fuentes de la empresa aseguraron que “se centrarán en la identificación sistemática y la exclusión de empresas que posean o administren plantaciones de alto riesgo o granjas vinculadas a la deforestación”.

Esto supondrá la exclusión de empresas como Sinar Mas, la mayor productora de aceite de palma y papel de Indonesia, si no cumplen con los criterios incluidos en la nueva política de Nestlé. También se debería aplicar  a las relaciones de Nestlé con grandes distribuidores de aceite de palma, como Cargill, que continúa abasteciéndose de Sinar Mas.

Según Greenpeace, “el incremento de la demanda internacional de aceite de palma y papel está detrás de la expansión de las plantaciones de Sinar Mas. Por este motivo, Indonesia tiene una de las mayores tasas de deforestación mundial y es el tercer país emisor de gases de efecto invernadero, después de China y Estados Unidos”.

El anuncio hecho por la Nestlé se suma al que hiciera la semana pasada la empresa española Abengoa, líder en el sector de las energías renovables, que hizo público su rechazó al aceite de palma de Sinar Mas para la producción de biodiesel.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de