El estudio ha sido elaborado por los investigadores Antonio M. Jaime, José M. Echavarren y Manuel Herrera, del Área de Sociología de la Fundación, con datos procedentes de la Encuesta de Realidad Social de Andalucía (ERSA) de 2009, en la que se preguntó por tres indicadores clave: pagar precios más elevados para proteger el medio ambiente, pagar más impuestos y aceptar recortes en el nivel de vida.

Con índices similares al resto de España, los datos reflejan que en Andalucía un alto porcentaje de la ciudadanía es desfavorable a realizar sacrificios económicos a favor del medio ambiente. El 42,6%, de los entrevistados está en descuerdo con pagar precios más altos en este sentido, y se alcanza un 47,3% y un 46,5% en el caso de pagar impuestos más elevados o reducir su nivel de vida por razones medioambientales. Respecto al perfil, los andaluces que están más dispuestos a pagar son aquellos que perciben simultáneamente que existen amenazas medioambientales graves y que se ven con capacidad para actuar sobre ellas.

En cuanto a las características sociodemográficas de los andaluces dispuestos a realizar un mayor sacrificio, destaca su pertenencia a clases sociales conformadas por propietarios y directivos de grandes empresas; profesionales liberales con carreras universitarias; administrativos y técnicos, y entre la pequeña burguesía no agrícola.

Educación y respeto medioambiental

Respecto al nivel educativo, la encuesta muestra una relación positiva entre los estudios y la disposición a pagar por el medio ambiente en el caso de Andalucía. En este sentido, un 69,8% de los entrevistados sin educación reglada se mostraron en contra de pagar precios más elevados por razones medioambientales, porcentaje que se eleva a un 76,6% cuando se trata de pagar más impuestos para proteger a la naturaleza, y a un 66,9%, en el caso de aceptar recortes en el nivel de vida. Sin embargo, entre los universitarios la opción "en contra" supone unos porcentajes más modestos, oscilando entre un 23,6% en el caso del aumento de precios, un 29,1% respecto a pagar más impuestos, hasta un 31,8% en la renuncia a nivel de vida por razones medioambientales.

La edad, otro de los factores de análisis, muestra que aumenta la disposición al sacrificio medioambiental entre los más jóvenes. De este modo, los andaluces entre 16 y 30 años a favor de pagar precios más elevados por razones medioambientales son un 36,4%, mientras que aquellos de más de 65 años constituyen sólo un 22,9%. Las máximas diferencias en este aspecto se observan entre aquellas personas que aceptarían pagar más impuestos para proteger el medio ambiente, donde un 38,6% de los entrevistados entre 16 y 30 años se muestra a favor, mientras que el porcentaje es de un 16,7% para el caso de las personas mayores de 65 años.

Más hombres que mujeres

En cuanto al género, los datos indican que los hombres se muestran más favorables a hacer mayores sacrificios comparados con las mujeres. Las diferencias son estadísticamente significativas en el caso de pagar precios más elevados y aceptar recortes en el nivel de vida, pero no por pagar más impuestos para proteger el medio ambiente.

El hábitat también arroja resultados de interés y son las localidades de menor tamaño, con menos de cinco mil habitantes, las capitales de provincia y las áreas metropolitanas las que muestran unos porcentajes más elevados de disposición a pagar por el medio ambiente.

Otra de las variables de estudio ha sido la ideología. Los datos verifican que la disposición a realizar sacrificios en pro del medioambiente es mayor entre quienes sostienen posiciones ideológicas de izquierda, mientras que cuanto más a la derecha se sitúa un individuo menos probable es que esté dispuesto a asumir impuestos más altos o aceptar recortes en su calidad de vida.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de