Continúa el juicio en el Juzgado de Instrucción número Uno de Aracena (Huelva) contra un veterinario acusado de expedir recetas falsas para suministrar un medicamento veterinario denominado comercialmente Supona. Tras la presentación de los escritos de acusación por las partes, el procedimiento ha quedado pendiente de que se señale el juicio oral, donde se valorarán las pruebas e investigaciones realizadas.

Buitre leonado

Un veterinario de Huelva distribuía, supuestamente mediante recetas falsas, Supona, un  producto que ha provocado el envenenamiento de varios ejemplares de buitre  en la frontera onubense entre Portugal y España

SEO/BirdLife, en el marco del proyecto Life+VENENO, ejerce la acusación particular en este proceso penal por los delitos continuados de falsedad en documento público y  contra la salud pública

El producto veterinario Supona tiene como principio activo el organofosforado denominado clorfenvinfos, de muy elevada toxicidad y sumamente peligroso para la salud humana (tanto de quienes la manejan como de la población expuesta y, por supuesto, de quien entre en contacto con animales tratados), así como sobre la fauna silvestre. La incidencia de esta sustancia ha sido demoledora sobre las poblaciones de buitre de la frontera entre Portugal y España por Huelva y norte de Sevilla, y más concretamente en la zona protegida de Sierra Pelada y Rivera del Aserrador. De hecho, dicha peligrosidad ha llevado a que el producto haya sido retirado del mercado tras las indicaciones de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, el 22 de abril de 2013 por la grave peligrosidad para las personas y la fauna.

Un envase con el fármaco veterinario Supona, que contiene el tóxico organofosforado denominado clorfenvinfos

SEO/BirdLife actúa en este caso como acusación particular en los tribunales, con el objetivo de conseguir una sentencia que permita reflejar las consecuencias legales que tiene la utilización ilegal de medicamentos veterinarios que provocan el envenenamiento de fauna silvestre.

La presencia en los tribunales ha permitido trasladar a los órganos judiciales y a la sociedad la gravedad de esta amenaza contra la biodiversidad y apoyar el trabajo de investigación realizado en este caso por el Servicio de protección de la naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) en Huelva.

Envenenamiento de fauna por uso de medicamentos veterinarios

El clorfenvinfos no es el único producto veterinario que ha tenido efectos devastadores sobre la fauna y que ha provocado el envenenamiento de aves carroñeras. El uso ganadero del diclofenaco, tal como se ha demostrado científicamente, provocó en pocos años la casi extinción del buitre dorsiblanco bengalí (Gyps bengalensis), del buitre indio (Gyps indicus) y del buitre picofino (Gyps tenuirostris), pasando de ser de las especies más comunes del planeta a estar catalogados por la UICN como “En Peligro Crítico de Extinción”. Además, se ha detectado el mismo efecto letal del diclofenaco en águilas esteparias (Aquila nepalensis) que en buitres, por lo que es posible que todas las especies del género Aquila se vean afectadas, como es el caso del águila imperial ibérica (Aquila adalberti). A estos dos se une también el flunixin, un antiinflamatorio no esteroide analgésico y antipirético que también provoca la muerte de buitres.

El proyecto Life+ VENENO ha tenido como objetivo lograr una disminución significativa del uso de veneno en España. El proyecto ha contado con la financiación de la Comisión Europea y la Fundación Biodiversidad (26%). Han sido cofinanciadores igualmente el Cabildo de Fuerteventura, la Junta de Andalucía y el Gobierno de Cantabria. SEO/BirdLife, el Fondo para la Conservación del Buitre Negro y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha han sido los beneficiarios del proyecto.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de