Se trata de un sello puesto en marcha por el Departamento de Medio Ambiente, en colaboración con la Universidad San Jorge, que reconoce las mejoras en la gestión ambiental orientadas al ahorro de costes en las empresas.

Sello de excelencia medioambiental

El proyecto EA-2 ha permitido crear un sello de excelencia medioambiental que certifica el compromiso que, de manera voluntaria, han adquirido las empresas por establecer criterios de sostenibilidad y mejora de la gestión ambiental más allá de las exigencias legales a las que actualmente están sujetas.

De las 44 empresas participantes,  22 pertenecen al sector servicios y otras 22 al sector industrial, de las que 5 son minipymes, 29, pymes y 10, grandes empresas. En cuanto a la distribución geográfica, 32 son de la provincia de Zaragoza, 9 son de Huesca y 3 de Teruel.

Tras la evaluación de los indicadores de excelencia ambiental, 17 empresas han recibido una estrella, 23 dos estrellas, y 3 empresas la máxima calificación, 3 estrellas.

Durante el acto de entrega de los diplomas acreditativos, el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, ha hecho una mención especial a las empresas que han participado en este programa y ha agradecido a los empresarios "por la apuesta que habéis realizado en vuestras empresas, una apuesta por la competitividad y la sostenibilidad, y por contribuir desde vuestros diferentes sectores a tener un Aragón más sostenible que pueda contribuir también a un mundo más sostenible".

El consejero de Medio Ambiente también ha destacado la importancia de mejorar la competitividad a través de la mejora medioambiental en el sector empresarial puesto que "se habla de economía más sostenible, de la necesidad de cambiar el modelo de crecimiento, de la imperiosa necesidad de desacoplar el desarrollo socioeconómico de cuestiones como la emisión de gases de efecto invernadero pero lo más importante es comprometerse con hechos y acciones. Acciones que han permitido que estas empresas se coloquen en un rango de competitividad mayor del que estaría si no hubieran apostado por el desarrollo sostenible".

Tres niveles de excelencia

El proyecto EA-2 se puso en marcha en 2009 con el objetivo de establecer un ranking de indicadores que permitiera valorar el grado de excelencia ambiental de las empresas que, voluntariamente, establecen medidas que van más allá de las exigencias medioambientales establecidas por la legislación actual.

El programa establece 12 indicadores de excelencia ambiental como gestión ambiental, materias primas, eficiencia y ahorro energético, gestión del agua y de residuos, emisiones a la atmósfera, ruidos, suelos o accidentes, entre otros. La evaluación de estos indicadores y su grado de cumplimiento que se traduce en tres niveles de excelencia, representado simbólicamente en una, dos o tres estrellas.

Las empresas participantes han recibido varios seminarios de formación en los que se les ha explicado qué indicadores se iban a valorar, cómo aplicarlos en cada caso y establecer sistemas de auditorias internas para conocer el grado de excelencia al que estaban accediendo. Tras este primer balance, han sido las propias empresas las que, tras esta primera valoración, han podido conocer sus potencialidades y establecer nuevas medidas que incrementen su grado de excelencia encaminadas al ahorro de costes y la mejora de su competitividad.

Posteriormente, se ha realizado la auditoría por parte de la Universidad San Jorge para asignar el grado de excelencia y las estrellas que corresponden a cada caso.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de