El programa de desarrollo rural (PDR) del Principado de Asturias fue adoptado oficialmente por la Comisión Europea el 3 de agosto de 2015, y en él se presentan las prioridades del Principado de Asturias en lo que respecta a la utilización de los 561 millones EUR de fondos públicos que están disponibles para el septenio 2014- 2020 (325 millones EUR con cargo al presupuesto de la UE, 174 millones EUR de cofinanciación nacional y 62 millones EUR de complementos adicionales de financiación nacional).

El PDR del Principado de Asturias se centra principalmente en dos ámbitos prioritarios. Restaurar, preservar y mejorar los ecosistemas relacionados con la agricultura y la silvicultura es el principal, con un 37 % de superficies agrícolas que estarán sujetas a contratos de gestión para mejorar la biodiversidad. El segundo es la mejora de la competitividad del sector agrario con el fin de que 2 100 agricultores obtengan apoyo para reestructurar y modernizar sus explotaciones agrícolas y 450 explotaciones agrícolas consigan apoyo para que los jóvenes agricultores pongan en marcha sus empresas. Además, la región subvencionará la formación de más de 7 500 participantes. Casi un 27 % de la población rural se beneficiará de la mejora de los servicios e infraestructuras y estará cubierta por una estrategia de desarrollo local de LEADER. Se espera que estas estrategias creen alrededor de 150 nuevos puestos de trabajo.

El Comisario de Agricultura y Desarrollo Rural de la UE, Phil Hogan, ha declarado, tras acoger con satisfacción la aprobación de hoy día: "Uno de los grandes puntos fuertes de nuestro concepto de desarrollo rural es disponer de prioridades básicas, pero los Estados o regiones tienen la flexibilidad suficiente para diseñar sus programas de modo que se adapten a su propia situación. Por ejemplo, Asturias  tiene la intención de abordar las inquietudes medioambientales en la región, así como la modernización de las explotaciones."

Contexto

El desarrollo rural, denominado el segundo pilar de la política agrícola común, proporciona a los Estados miembros una dotación financiera de la UE cuya gestión se realiza, a escala nacional o regional, al amparo de programas plurianuales cofinanciados. En total, están previstos 118 programas en los 28 Estados miembros. El nuevo Reglamento de desarrollo rural para el periodo 2014-2020 aborda seis prioridades económicas, medioambientales y sociales, y los programas fijan claramente los objetivos que se desea alcanzar. Además, con el fin de coordinar mejor las actuaciones y maximizar las sinergias con los demás

Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (Fondos ESI), se ha celebrado con cada Estado miembro un Acuerdo de asociación que plasma su estrategia global de inversión estructural financiada por la UE..



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de