El barrido de repaso atiende áreas públicas de la ciudad con características especiales

El barrido de repaso es el que se establece, en diferentes horarios, en aquellas calles o plazas de una población que se ensucian con mayor rapidez debido a la cantidad de personas que transitan por ellas, y necesitan un mantenimiento aunque ya hayan sido atendidas en la misma jornada laboral. También son precisos estos tratamientos de refuerzo cuando tienen que vaciarse las papeleras más de una vez a la jornada. En este caso, el barrido de repaso puede realizarse de forma similar al tratamiento de barrido manual individual, con misma operativo y, por tanto, con una frecuencia de dos veces por día.

De igual manera, el barrido de repaso se lleva a cabo en puntos concretos y puntuales que requieren esa limpieza de mantenimiento: paradas de autobuses, taxis, bocas de metro o de ferrocarril, mercados, centros de enseñanza, centros oficiales, cines, supermercados, etc. Para el repaso de puntos concretos, normalmente alejados entre sí, es indicado el tratamiento de barrido individual motorizado. Este sistema permite abarcar en la jornada laboral entre 30 y 50 puntos de repaso. Las bolsas llenas se transportan en el motocarro y al finalizar la jornada se depositan en el lugar previsto para ello.

Volver a Suelos y Residuos