La energía liberada durante los procesos de desintegración natural de determinados elementos se aprovecha indirectamente en forma de energía geotérmica.

Los procesos artificiales de fisión y fusión nucleares, debido al gran interés que dichos procesos despertaron en los círculos mundiales de poder, especialmente entre el poder militar, se materializaron en forma de bombas atómicas de fisión y su utilización como fuente de energía.

Posiblemente, ningún país moderno puede renunciar a las centrales nucleares, pero los temores están en la presunta inseguridad de las centrales nucleares, factores que hoy siguen siendo tema de debate y análisis.

Actualmente, la energía nuclear representa el 6% del total del consumo de energía primaria en todo el mundo. El 11,5% de la electricidad mundial se genera en centrales nucleares. En nuestro país en la actualidad, la energía nuclear supone el 12,1% de la energía primaria.

Investigadores, ingenieros, médicos y técnicos pluridisciplinares opinan y polemizan acerca de que la instalación de centrales nucleares es una decisión que no ha estado reflexionada en relación con las graves consecuencias que puede tener. Los riesgos son claros pero su evaluación difícil.

Volver a Energía