La fibra de papel se convierte en papel reciclado de alta calidad y el aluminio en nuevos lingotes listos para todo tipo de aplicaciones. El polietileno, convertido en gas, proporciona energía tanto para el reciclado del papel como para la obtención del aluminio.

Los envases de Tetra Pak están fabricados en un 75% aproximadamente, con una materia prima natural y renovable, papel procedente de bosques en continuo crecimiento. El polietileno, plástico que permite que el envase sea estanco, supone en torno a un 20% del envase, y el aluminio es tan sólo un 5%, necesario como barrera de protección contra la luz y el aire.

Hasta ahora, en España el polietileno y el aluminio contenido en los envases Tetra Pak se reciclaba conjuntamente para la fabricación de productos plásticos mediante procedimientos de aglomeración, fusión y extrusión.

“Gracias a esta nueva tecnología, ahora es posible dar un paso más y aprovechar todo el valor no sólo del papel, sino también del polietileno y del aluminio de los envases de Tetra Pak”, afirma Víctor Marcos, Gerente de Medio Ambiente de Tetra Pak.

Por su parte, Melchor Ordóñez, Director General de Ecoembes España  comenta que “Este avance tecnológico supone un paso más en los objetivos de reciclado de los envases, aportando a su ciclo de vida un mayor valor añadido y, por consiguiente, mayores ventajas para el medio ambiente y la sociedad. Desde el principio hemos apoyado la iniciativa por su relevancia medioambiental, la cual está completamente alineada con los objetivos de nuestra Compañía”.

Esta iniciativa ha recibido recientemente el premio de la Unión Europea “Best of the Best” en los proyectos LIFE-Environment. La carga innovadora y la relevancia medioambiental del proyecto ha sido respaldada por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), la Comisión Europea y el Ministerio de Industria, y es una referencia mundial en innovación tecnológica.

Con una inversión de 10 millones de euros, Stora Enso prevé implantar esta tecnología a escala industrial y apoyar su posterior implantación en otras papeleras en otros países. La planta de Stora Enso en Barcelona  es la primera en el mundo capaz de reciclar el 100% de los envases de cartón que se recogen diariamente de los contenedores amarillos.

El proceso de reciclado

El proceso de reciclado de los envases de Tetra Pak es muy sencillo: consiste en separar el papel del polietileno y el aluminio con un hidropulper. Las fibras de papel quedan en suspensión en el agua y después mediante filtros se retiene el polietileno y el aluminio de los envases. Cajas de cartón, bolsas, estuches y un sinfín de aplicaciones se fabrican a partir de este papel reciclado ahorrando a la naturaleza importantes recursos naturales.

Gracias a esta nueva tecnología basada en la pirolisis, el polietileno y el aluminio restante también se separan. Mediante la aplicación de altas temperaturas en ausencia de oxígeno, el polietileno se gasifica y se extrae para convertirlo en energía, mientras que  el aluminio se recupera con gran pureza.

Este proceso es energéticamente auto-sostenible, ya que la cámara de pirolisis se calienta con parte del aceite y del gas obtenido y el resto se utiliza para producir el vapor necesario en la fábrica de papel asociada a la planta de reciclaje, lo que supone un incremento de la eficiencia energética y un notable ahorro de combustibles y de agua.

El aluminio que queda en la cámara se transforma en copos, que se enfrían y se comprimen en lingotes para vender a la industria del aluminio y convertirse de nuevo en materia prima, cerrando así su ciclo de vida. Así el aluminio recuperado se utiliza como parte en nuevos productos: coches, aviones o perfiles de ventanas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de