"Las reducciones del consumo de energía pueden obtenerse introduciendo determinadas modificaciones en los equipos de las plantas actuales así como optimizando los distintos procesos”, señala Manuel Fariñas, director de I+D+i de ACCIONA Agua. Para Fariñas la sostenibilidad no sólo está relacionada con el tipo de fuentes energéticas empleadas, sino, sobre todo, “con el uso eficientes de esta energía”.

Las plantas ecoeficientes se se centran en los bombeos de material (agua) en los procesos de tratamiento. Pero también en la iluminación de las instalaciones. Es precisamente en los bombeos del agua bruta y sobre todo del agua tratada, donde se consume gran parte de la energía de las plantas de tratamientos.

Auditorías energéticas

Movilizar consumiendo menos o utilizar un tipo de bombilla más adecuado para los trabajadores en cada fase del proceso de instalación puede conseguir que la planta necesite hasta el 35% menos de energía, según el organismo de auditoría estadounidense Electric Power Reseearch Institute (EPRI).

Las plantas depuradoras de las aguas urbanas, necesaria para verter el agua utilizada de vuelta al sistema saneamiento, consume el 40% de la energía de las ciudades.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de