La amenaza de la obsolescencia conceptual

La amenaza de la obsolescencia conceptual

Se habla mucho de la obsolescencia programada, de sus tipos y formas, y de cómo se manifiesta técnicamente en los productos que adquirimos. Recordemos que la obsolescencia programada es el intento por parte del fabricante de un bien de reducir el ciclo de vida de un producto para que el consumidor se vea obligado a adquirir otro similar.

Si bien la obsolescencia tecnológica, una de sus variantes según Vance Packard, es en la que centramos nuestra atención, la obsolescencia conceptual puede producir tan daños y perjuicios como ésta.

Y es que cuando sale al mercado una nueva categoría de producto que contribuye a evolucionar el concepto de la misma, deja obsoletas y fuera de lugar conceptualmente a todas las existentes hasta el momento.

Muchas personas creen que cuando entran en un Starbucks consumen café, sin caer en la cuenta de que esto es lo de menos. Si sólo tomaran café no pagarían el precio Starbucks, sino cualquier otro más económico y con características similares. El producto es una experiencia. Así es como esta compañía dinamitó una categoría de producto.

Existe una regla básica para definir el grado de obsolescencia conceptual de una categoría de producto o servicio que confirma que a mayor excelencia tecnológica menor excelencia conceptual. En esto, los proveedores de tecnología son uno de los principales agentes unificadores de los mercados de gran consumo.

Y es que las estrategias unificadoras llevan a que las empresas igualen sus ventajas competitivas, y de igual manera, la oferta disponible para los consumidores. Esto lleva a que no se innove realmente y entremos en un bucle de pérdida de valor, es decir, una situación donde las empresas se copian unas a otras. ¿Te suena?

Otra cuestión que ayuda poco es que, debidos a los ingentes avances tecnológicos, es prácticamente imposible saturar de productos un mercado antes de que el conocimiento esté al alcance de todos los competidores.

Este hecho ayuda a anular las ventajas competitivas que surgen de la I+D+i, lo que obliga a las empresas a revisar sus sistemas de amortización. La obsolescencia conceptual aparece antes que la amortización de las inversiones que se haya realizado, dando paso a las tan temidas pérdidas en numerosos productos y servicios de los catálogos de las empresas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de