Esta actuación se incluye dentro de los trabajos que desarrolla la Comunidad de Madrid para potenciar la biodiversidad de la región. 

El sistema, ubicado en el Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) de Madrid-Viñuelas, recrea un escenario real, con un apoyo y cruceta dotados de un sistema eléctrico, mediante el cual las aves en rehabilitación reciben una descarga eléctrica ligera, exenta de efectos secundarios, que condiciona al ave a asociar esa estructura eléctrica con un estímulo desagradable. En pocas sesiones el ave aprende a no posarse y puede ser liberada con este aprendizaje.

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Borja Sarasola, destaca que la puesta en marcha de este sistema, muy sencillo y económico, ha demostrado en sus primeros pasos que las aves evitan la torre del tendido. Al evitar que las aves elijan como posadero los postes o torretas eléctricas se minimiza el riesgo de que las aves recuperadas en el Hospital de Fauna sufran posteriormente episodios de electrocución que pueden limitar su capacidad de vuelo al ocasionar daños en el plumaje y en consecuencia a su movilidad, o incluso provocar su muerte.

Pruebas con águila imperial o buitre negro

Este novedoso sistema se está probando con aves que representan la riqueza faunística de la región, entre las que destacan algunas especies en peligro de extinción como el águila imperial o el buitre negro. Gracias a las políticas de protección del Ejecutivo regional, sus poblaciones se encuentran en valores máximos, habiéndose duplicado en poco más de 15 años. El objetivo es que sigan incrementándose.

El Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) se sitúa en una parcela de 51.000 metros cuadrados dentro de la finca Monte Viñuelas propiedad de la Comunidad de Madrid. En él se tratan lesiones y enfermedades de ejemplares de fauna autóctona, además de prestar servicio de acogida de mascotas exóticas abandonadas y otras labores relativas a la coordinación y centralización de los trabajos de campo de conservación y recuperación del medio natural en la Comunidad de Madrid.

Desde su puesta en funcionamiento en 2010 han ingresado más de 12.000 animales. Gran número de aves autóctonas son liberadas en el medio natural después del proceso de rehabilitación y recuperación. El CRAS Madrid-Viñuelas dispone de los medios más avanzados para la recuperación de animales silvestres enfermos o accidentados. El porcentaje de animales ingresados que son devueltos al medio natural se sitúa cerca del 60%, muy por encima de lo habitual en otros centros españoles de similares características.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de