El objetivo final de este proyecto, denominado SAMARTZA, es conseguir un espacio urbano más habitable y sostenible tanto desde el punto de vista económico como ambiental, aplicando soluciones propias de las llamadas Smart Cities.

Las fases del proyecto

En el desarrollo del proyecto se pueden distinguir tres fases. La primera servirá para realizar el estudio de viabilidad y el análisis técnico y económico de las soluciones que se quieren implantar: rehabilitación energética de los edificios; diseño de sistemas eficientes de generación y distribución de energía mediante redes integradas de calor y frío; gestión inteligente del alumbrado público, transporte urbano y otros servicios mediante el empleo de las TICS adecuadas. Estos trabajos de investigación se desarrollarán en una instalación experimental con proyección comercial de futuro.

La segunda de las fases consistirá en aplicar y desarrollar estas técnicas en un barrio de la ciudad, actuando de forma integral en todos sus espacios y redes: edificios, instalaciones públicas, alumbrado, transporte, aparcamientos, áreas cívicas… El conjunto de actuaciones realizadas en este barrio piloto supondrá la aplicación práctica de las técnicas y soluciones analizadas y planificadas, ejemplificando el ahorro económico, la eficiencia energética y la mejora en los servicios y en la calidad de vida de sus habitantes.

La última de las fases es la que permitirá extender al resto de la ciudad las soluciones tecnológicas desarrolladas en el barrio piloto hasta conseguir la eficiencia energética y el control inteligente integral de toda la ciudad. La difusión y divulgación de los resultados obtenidos en el barrio piloto servirán para incentivar su aplicación en el resto de la ciudad, tanto en el ámbito de actuación pública como privada. Asimismo, se espera que la experiencia pueda ser un referente para su aplicación en otras ciudades; tanto en el ámbito nacional como en el internacional. De hecho, las áreas de investigación propuestas están alineadas con los objetivos de los principales programas e iniciativas europeos de apoyo a la I+D+i, en el contexto de las Smart Cities.

La mayoría de los socios del SMARTZA, en especial las entidades del consorcio y el CIEMAT, participan ya en estos programas y en la plataforma Smart Cities lo que ofrece a los socios oportunidades para impulsar la internacionalización de los resultados y la proyección de futuro. De esta manera se potenciará los resultados del proyecto a largo plazo desde el punto de vista de la actividad económica y el empleo y se ampliarán las perspectivas de alcance científico y tecnológico mediante la colaboración con socios internacionales.

La colaboración público-privada y la creación de empleo

SMARTZA cuenta con un presupuesto que supera los 4 millones de euros y forma parte de la convocatoria INNPACTO 2012 del Ministerio de Economía y Competitividad, cofinanciada con fondos FEDER. Esta convocatoria trata de impulsar la creación de proyectos de cooperación público-privados para la realización conjunta de proyectos de investigación y desarrollo, desde su planificación hasta su implantación final. Por eso, además de potenciar la innovación, la investigación y el desarrollo tecnológico en el ámbito de la energía, SMARTZA va a contribuir a crear empleo y a movilizar la inversión privada, orientando a las empresas hacia la actividad innovadora y abriendo nuevos mercados en el ámbito local, nacional, e internacional.

En este sentido, la creación de empleo estable es una prioridad de los socios del proyecto, tanto de las empresas, como de las instituciones y organismos de investigación. De ahí que en el desarrollo del proyecto se vaya a primar la incorporación de personal especializado a las plantillas de las empresas participantes, así como la consolidación del personal propio de las entidades.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de