En esta edición, en la que se encontraban las mejores invenciones internacionales (1.100), la empresa Insopol ha conseguido el premio a la mejor invención española en todas las categorías y la medalla de oro y mención especial del jurado internacional en la categoría de ingeniería civil, construcción y arquitectura.

Sus diseños y aplicaciones del mobiliario urbano han dejado sorprendido a más de uno y han sido varias las instituciones, que no han dudado en querer colaborar con Insopol, entre ellas la administración de Ginebra, que requiere la colaboración de Insopol en el equipo multidisciplinar que está formando para lograr convertir la ciudad en referente mundial de Smart Cities.

La Administradora de Insopol y el Director General con la copa

También se han mostrado interesados los gobiernos de Egipto, Emiratos Árabes y Arabia Saudí  para visitar sus instalaciones en Vitoria para establecer lazos comerciales, así como la invitación a participar en los próximos salones de invenciones de París y Kuwait.

Dentro de las propuestas de Insopol, encontramos soluciones para todas las necesidades, desde mobiliario urbano (farolas, bancos, aparca bicis inteligentes…), elementos de automoción (barcos solares, camiones frigoríficos autosuficientes…), y elementos de construcción (fachadas, tejas solares…). Estos elementos solares son capaces de auto abastecerse y de la misma manera están preparados para dar energía a terceros. A su vez, son elementos que no necesitan mantenimiento, difíciles de robar y sostenibles, lo que no solo produce un elevado ahorro en emisiones de CO2, sino que supone un ahorro energético muy importante.

Entre los productos que más han llamado la atención en la feria internacional han sido las tejas solares en construcción, el boine truck en automoción y la farola y el quiosco solar en mobiliario urbano.

Sin duda alguna, todos estos factores han sido determinantes para que Insopol se llevara el reconocimiento internacional que tanto merecía. Ahora solo queda esperar que en España también se reconozca su valía y que pronto se puedan ver estos productos en las calles de nuestras ciudades, como en Valladolid, donde las marquesinas solares de Insopol dan la energía necesaria para el suministro energético de las bases del sistema de alquiler de bicicletas de la ciudad.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de