Así lo ha apuntando la exministra de Medio Ambiente Cristina Narbona, que ha representado a España como miembro del Grupo de Alto Nivel del Secretario General de la ONU sobre Sostenibilidad Global.

Durante la presentación del Informe, que ha tenido lugar este lunes en Madrid, Narbona ha criticado que "los países no rinden cuentas ante los compromisos internacionales adquiridos", algo que ha achacado a "una falla del sistema". "Todos se excusan en la crisis económica para incumplir sus promesas, sin embargo, hay dinero para lo que hay dinero", ha criticado la exministra.

Esta es una de las conclusiones a las que llega este informe, que pretende ser un referente para el debate sobre la sostenibilidad del planeta en las próximas décadas, y que responde al nombre de "Gente resiliente en un planeta resiliente", haciendo referencia a la necesidad de "resistir y reaccionar" ante los problemas que existen en el mundo.

Narbona ha insistido en que "en los últimos 25 años, desde que el informe Brundtland presentase a la comunidad internacional el desarrollo sostenible como modelo para el crecimiento económico, muchas cosas han ido incluso a peor". Por ello, valora la aparición de este nuevo texto que supone "una llamada poderosa a todos los gobiernos", pese a que -según ha añadido- "se podría haber dicho aún más".

Así, entre las recomendaciones que lanza el texto, Narbona ha hecho hincapié en la necesidad de alcanzar un "derecho reconocido a los propios ciudadanos para acceder a una energía renovable de cara al año 2030" o en la importancia de que los precios "reflejen los costes sociales o ambientales del producto", algo que ya se hace en algunos países pero que "debería generalizarse antes de 2020".

Superando los límites planetarios

Por otra parte, se ha referido a un "problema complejo" en torno a los límites de los equilibrios planetarios. En este punto, ha advertido de que "se han superado los límites en el caso del cambio climático, en la pérdida de biodiversidad y en el ciclo del nitrógeno". Además, ha añadido que se está "a punto de superar" los equilibrios ligados al océano, a la disponibilidad de agua potable y al ciclo del Fósforo.

"Pueden superarse umbrales tras los cuales no sabemos cómo son de imprevisibles los cambios en el planeta", ha apostillado. En este sentido, ha insistido en que "se está entrando en territorios inexplorados" y ha puesto como ejemplo el caso del cambio climático, donde ya se están apreciando unas consecuencias que "pueden ser aún mucho más devastadoras".

Los miembros del panel, compuesto por representantes de 13 países de la OCDE y otros 9 de países en vías de desarrollo, han coincidido en apuntar que "hay que erradicar la pobreza y disminuir las desigualdades porque perturban la capacidad del mundo de avanzar al ritmo de un desarrollo realmente sostenible".

Así lo ha puesto de manifiesto en el acto de presentación del informe la coordinadora de Alianzas para América y Latinoamérica de la Campaña del Milenio de Naciones Unidas, Amalia Navarro, quien ha reivindicado la "equidad" como elemento "fundamental" cuando se habla de desarrollo sostenible.

Por su parte, la embajadora en Misión Especial para Asuntos Internacionales de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Esther Monterrubio, ha destacado la importancia que puede tener este informe del panel para "dar luz" ante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río +20), que se celebrara en Rio de Janeiro (Brasil) el próximo mes de junio. Asimismo, ha reclamado que "se transformen en acciones concretas" las ideas que respecto al desarrollo sostenible tienen los diferentes países.

En el acto también participaron el responsable para España de UNRIC, Carlos Jiménez Renjifo, y el miembro del Grupo de Alto Nivel del Secretario General de la ONU sobre Sostenibilidad Global Georgios  Kostakos. Este último ha asegurado que "el secretario general de la ONU estudiará las recomendaciones del informe para ver qué puede hacer para lograr que se lleven a la práctica".

Un medidor de crecimiento como alternativa al PIB

La exministra Narbona también se ha referido a la "falta de voluntad política" en torno al desarrollo sostenible, que ha estado "supeditado en todo momento a cuestiones puramente económicas". Así, ha pedido que se mida el desarrollo económico de un país "más allá del Producto Interior Bruto (PIB)", un indicador que "deja de lado cuestiones tan trascendentales como el crecimiento desigual".

En concreto, se ha referido al PIB español de los últimos años, apuntando que "el crecimiento se sostenía en la especulación y el ladrillo mientras otros indicadores caían". "No se tienen en cuenta los costes sociales y ambientales de las políticas y eso debe cambiar", ha sentenciado.

Por último, Narbona ha instado -tal y como hace el informe presentado este lunes- a gobiernos y organizaciones internacionales a "trabajar para crear una nueva revolución verde" que procure "duplicar la productividad y, al mismo tiempo, reducir drásticamente el uso de recursos, evitando una mayor pérdida de biodiversidad, de la capa superficial del suelo y del agotamiento y la contaminación del agua".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de