La multinacional Schindler ha recibido el certificado de inscripción en el Registro EMAS (Reglamento Comunitario de Ecogestión y Ecoauditoría) por su Sistema de Gestión Medioambiental. 
Se trata de la primera empresa del sector que obtiene esta certificación. 
El Instituto Aragonés de Gestión Ambiental ha otorgado a Schindler el certificado de inscripción en el Registro EMAS. 
Este Registro es una herramienta voluntaria diseñada por la Comisión Europea para la inscripción y reconocimiento público  de aquellas empresas y organizaciones que han implantado un Sistema de Gestión Medioambiental y han adquirido  un compromiso para promover la mejora continua del comportamiento ambiental, verificado mediante auditorias independientes. 
Schindler se encuentra entre las empresas que han implantado un sistema de gestión medioambiental verificado.  
Con este paso, además, se fomenta la transparencia de la gestión poniendo a disposición del público una información precisa y actualizada de su situación medioambiental y de la evolución de su comportamiento dando cuenta periódicamente del funcionamiento del mismo a través de una declaración medioambiental verificada por organismos independientes. 
Al realizar este  registro, la multinacional se posiciona como líder en compromiso medioambiental, siendo la primera empresa de su sector en obtener esta certificación. 

Los objetivos de EMAS  son:

Establecer y aplicar, por parte de las organizaciones, un sistema de gestión ambiental en sus centros, de forma que se contemple en la gestión empresarial los impactos ambientales, incrementando el control interno de dichos aspectos y adquiriendo un alto grado de protección del medio ambiente.
Evaluar  periódica, sistemática y objetivamente la eficacia y el funcionamiento general de las diferentes herramientas de gestión ambiental diseñadas en la organización.
Implicar activamente al personal de la organización en el desarrollo, ejecución y evolución del sistema de gestión ambiental de la organización.
Garantizar la mejora continua real del comportamiento ambiental de las organizaciones partiendo de la base del cumplimiento de todos los requisitos legales aplicables.
Fomentar la transparencia informativa de las entidades adscritas con el público en general, permitiendo que este último acceda a información precisa de su situación medioambiental y a la evolución de su comportamiento.
Por último, instaurar un logotipo a nivel europeo con credibilidad, independencia, rigor y apoyo suficiente por parte de las administraciones públicas que asegure que la información aportada por la entidad y su gestión ambiental es fiable y ha sido convenientemente verificada.


Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de